Fast Rules
•Tienes 7 días para crear y terminar tu ficha.
•Con tu ficha aceptada puedes abrir un tema. ¡Queremos leerte!
•Sin color no puedes rolear en post ni en chatbox.
•Respeta para que te respeten.
Últimas Noticias
•La alberca exterior no podrá ser utilizada hasta nuevo aviso debido a que se ha congelado a causa de los fríos extremos. No obstante la alberca bajo techo puede ser utilizada.
•La cafetería ha comenzado a servir sus famosas sopas de "adivina que contienen". ¡Muy recomendables para el frío, y es muy entretenido darse a la tarea de descubrir que tienen! La receta es distinta cada día.
Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff
Abel V. Shvets
MP - Perfil
Kashia Bythesea
MP - Perfil
Darsey O. Godin
MP - Perfil
Temas Importantes
Ambiente(?)
Últimos Temas
Últimos temas
» Solicitud de Afiliación NORMAL
por Invitado Lun Ago 01, 2016 8:41 pm

» You should be here [Priv. Nora Cyrellius]
por Nora Cyrellius Dom Mayo 22, 2016 11:03 pm

» Creación de Frases
por Yukiro Müller Dom Mayo 22, 2016 2:53 pm

» El juego de las plumas y las risas (privado)
por Yukiro Müller Dom Mayo 22, 2016 2:48 pm

» entre plumas de colores rol y mas
por Yukiro Müller Dom Mayo 22, 2016 2:38 pm

» Un penique por mis pensamientos~~ (Rol(?))
por Yukiro Müller Dom Mayo 22, 2016 2:37 pm

» Solicitud de Afiliación CAMBIO DE BOTÓN
por Invitado Vie Mayo 20, 2016 12:16 pm

» ¿Curiosa coincidencia? [Priv. Imriel]
por Charlotte Grace Miér Mayo 11, 2016 3:53 pm

» ¿Qué le harías al de arriba?
por Charlotte Grace Miér Mayo 11, 2016 11:44 am

¿Sabías qué...
...Solche Prestige es una cupula que tiene edificios de cabeza?
Tanque
(Alimentalos(?))
Creditos
Absolutamente todas las tablillas utilizadas en el foro fueron creadas por el staff, y únicamente para nuestro foro. Muy por el contrario, ninguna de las imágenes nos pertenece, aunque todas han sido editadas en photoshop por el Staff. Las imágenes han sido sacadas de Zerochan, Pixiv y Deviantart. Los físicos de Galamoth son de "Nafah" en deviantart también.
Agradecemos a foroactivo por los tutoriales. Por último especificamos que todo el material que los usuarios posteen aquí pertenece solo al usuario. El plagio no será tolerado, sean originales, por favor.
Quiero agradecer primordialmente a mi staff, que ha sido quien me ha motivado a seguir con este proyecto. Agradezco especialmente a Kashia Bythesea por ayudarme a buscar las imágenes para variadas labores, siempre muy dispuesta. Agradezco especialmente Darsey O. Gobin por impulsarnos a salir adelante incluso aunque los tiempos se vean difíciles y comencemos a cansarnos. Así es como se sale adelante: en equipo y con amor.
Por último y muy importante agradezco a todos los usuarios que han mantenido a este foro vivo, muchas gracias.

Coincidence {Priv. Minna}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Allan T. Lawrey el Vie Ene 08, 2016 10:37 pm

Las temperaturas no daban indicio de subir grado alguno, era invierno después de todo y aunque todo estaba teñido de un blanco Allan no podía negarse a sí mismo el disfrutar de la vista en persona y no a través de la ventana. Aparte de la ropa que de por sí le abrigaba bastante, se puso una gabardina y una bufanda por si acaso, sabía que era un friolento sin remedio, ni siquiera estaba nevando, pero era mejor que sobrase a que faltara.
Una vez fuera se cercioró de que el aire estaba helado, pero no congelante, no al menos si se desabrigaba un poco, aunque por mientras prefirió quedarse así. En el camino hacia los jardines divisó una máquina expendedora de donde compró un café caliente que atesoró entre sus manos, que resguardaban el calor. Perdido en el blanco que presumían las copas de los árboles, caminó adentrándose a los jardines con descuido y, al bajar la mirada por fin, divisó una banca en donde se le apeteció tomar asiento.

De repente, el crujir de la nieve le hizo voltear el rostro para encontrarse con la figura de una joven de cabellos rubios y largos. No lo esperaba para nada, pero si se comportaba desagradable seguramente ella se llevaría una pésima idea de él. Asique se limitó a sonreír con gentileza e iniciar una conversación natural. O al menos lo que más se le ocurriese.
—Es una bonita vista ¿no?— dijo casi a modo de saludo, con cordialidad. A decir verdad, durante el período que había estado allí no había entablado una conversación real con ningún alumno, casi siempre era porque estaba centrado en sus estudios. Pero había sido el mismo paisaje el que esta vez le había sacado de su cueva. Alternó su mirada entre el café y la señorita que acababa de conocer, se levantó y extendió el brebaje sin eliminar su sonrisa. —No lo he abierto aún, si gustas puedes beberlo, es café caliente.— Quizás a ella no le gustaría el café, pero conocía la agradable sensación de tomar algo caliente en esas situaciones. No iba a negar que aquel acto podría ser una señal egoísta de su parte por querer compartir un poco más con ella, después de todo, una charla ocasional no hacía daño a nadie ¿o sí?. —Ah, lo olvidé… mi nombre es Allan.—
No quería parecer alguien sospechoso, era un ángel después de todo, no tenía intenciones más allá de compartir. Si bien era casi un milagro verlo en el exterior con frío, se acabaría muy rápido si estaba solo y aburrido. Además, había algo que le llamaba la atención de ella; muy posiblemente sus ojos verdes.

avatar
Allan T. Lawrey


Sexo : Masculino
Raza : Ángel.
Mensajes : 48
Galmos : 12670
Reputación : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Minna von Stauffenberg el Sáb Ene 09, 2016 8:37 am

Aquel era un día perezoso, de esos en los que sólo querías quedarte en cama calentita hasta bien entrada la tarde y aún así no querer moverte. Ese día no tenía entrenamiento con mi padre y había terminado los deberes la noche anterior, por lo que todo daba a entender me quedaría calentita en la habitación sin hacer nada productivo, aunque al final no fue exactamente así. En un momento de aburrimiento me levanté para coger un libro y volver a tumbarme enrollada en las mantas, pero el precioso paisaje que se reflejaba por la ventana hizo que mi atención se desviase hacia las afueras de la habitación. Aquella vista me recordaba al gran jardín que tenía en casa de tía Odelia, tan espacioso que había llegado a estar varias horas escondida sin que los mayordomos me encontraran (aunque después tuve que sufrir las consecuencias), siempre me había gustado jugar con la nieve y pasear entre aquellas grandes praderas blancas, resbaladizas y un poco difíciles de atravesar. Con un pequeño sentimiento de nostalgia, decidí cambiarme de ropa por una más adecuada para salir de la habitación, guantes y bufanda para evitar el típico frío de invierno, y botas altas para no mojarme los pies con aquella agua congelada.

Con energías renovadas, me dirigí hacia el jardín, vestido de gala con aquel manto blanco que le daba un aspecto más frágil, sencillo y puro. Mirando embobada a mi alrededor, paseé sin rumbo fijo hasta que me dí cuenta de que estaba cerca de uno de mis sitios favoritos de la rosaleda: un banco desde el que se veía la parte más bonita de la universidad, algo escondido y alejado de los demás, como si se tratara de un pequeño escondite alejado del mundo. Sonriendo como una idiota con el simple hecho de verme allí, aligeré el paso, pero, al llegar, me di cuenta de que el banco ya estaba ocupado por alguien: era un chico que aparentaba mi edad, ojos azules, pelo despeinado y unas facciones muy gentiles, no pude evitar quedarme mirándolo sin decir palabra alguna, tal vez pensaría que era una maleducada, pero me sorprendió ver su sonrisa casi angelical. -Así es, me encanta este lugar.- dije sonriendo de vuelta, algo nerviosa, normalmente no hablaba mucho con mis compañeros. No me llevaba mal con ellos, ni mucho menos, pero estaba demasiado concentrada en los estudios y el entrenamiento como para pasar tiempo con ellos después de clase. Puede que a muchos no les pareciera muy interesante, pero al fin y al cabo esa era mi razón de estar en la universidad. Miré el pequeño vaso de café que me tendía, aquel pequeño objeto desprendía un calidez muy agradable, pero no estaba bien que me quedara con él -¡Oh! Muchas gracias, pero es tuyo, así que quédatelo tú, me sentaría mal que te quedaras sin él. – Aquel había sido un gesto muy tierno que casi nadie había tenido conmigo. Tía Odelia no me dejaba salir a jugar con los niños del vecindario, por lo que las únicas veces que pude conocer a gente de mi edad era en las reuniones que mi tía organizaba para tomar el té, y aún así eran todas tan formales que nunca habíamos compartido algo más que una bandeja de galletas. -¡Ah! Yo me llamo Minna, Minna von Satuffenberg para ser exactos- me presenté con una sonrisa y un tono que dejaba ver un poco de orgullo. Mi padre era bastante conocido por la universidad, así que a lo mejor le sonaba de algo a aquel chico, y quien sabe, a lo mejor hasta se conocían.


Última edición por Minna von Stauffenberg el Dom Ene 10, 2016 6:31 pm, editado 2 veces
avatar
Minna von Stauffenberg


Sexo : Femenino
Raza : Humano
Mensajes : 60
Galmos : 10367
Reputación : 2

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Allan T. Lawrey el Sáb Ene 09, 2016 5:56 pm

La sonrisa de la chica le impresionó un poco, aunque fuese una sonrisa gentil que le haya devuelto Allan la encontró inusualmente adorable. No era primera vez que veía una sonrisa, pero sí era la primera vez que veía a una chica que se embelleciera tanto con una. Pudo haberse reído de sí mismo en ese momento por pensar así de una, prácticamente, desconocida, pero prefirió guardar la compostura y responder.

—Es primera vez que vengo aquí, pero debo admitir que tienes buen gusto.— Miró nuevamente a su alrededor y se arrepintió un poco de siempre ser tan anegado al frío y a la nieve, pero no podía evitarlo, odiaba que su cuerpo temblase tanto y no sentir sus dedos o la punta de la nariz con el frío. En esta ocasión, sin embargo, podía soportarlo mejor que en otras ocasiones porque el frío había cedido un poco en comparación al resto de los otros días. Siguió la mirada de la chica y miró el vaso también, mientras escuchaba con cuidado. —Está bien, insisto. No soy muy adepto al café después de todo.— Ladeó su rostro ligeramente al ocurrírsele otra cosa. —A menos que tampoco te guste, si es así entonces lamento haberte presionado—rascó su mejilla con el dedo índice dejando mostrar un poco de su torpeza al interactuar con otros. Lo primero que debió haber hecho fue haber preguntado antes de ofrecer. Que despistado había sido.

Su sonrisa pronto se transformó en una expresión de asombro tras escuchar su apellido. Hacía poco había oído de los mismos labios del profesor que tenía una hija estudiando en la universidad y a pesar de que la curiosidad le carcomía por conocerla, nunca esperó realmente encontrársela y menos tan pronto y de una manera tan casual. —Así que eres la hija del profesor Stauffenberg, es un gusto conocerte en persona— Admitió a la par que extendía su mano a la señorita, un gesto algo tardío para lo que llevaban conociéndose, pero era mejor tarde que nunca; nuevamente formó una sonrisa llena de carisma y gentileza. Minna había mostrado un gesto que daba cierto parecido al profesor tras presentarse, al parecer sí se podía ver cierto parecido después de todo. Aunque Allan por sí mismo nunca lo habría adivinado si no se lo decían. —A decir verdad, estoy en primer año de Leyes y Sociología. Soy su alumno.— Le contó alzando ambos hombros. Seguido a ello miró la banca en la que había estado sentado y luego a la chica. —¿Te parece si tomamos asiento?— Ofreció. Por lo que Minna había dicho, ella conocía mejor ese lugar mucho antes que él y esperaba no hacerla sentir invadida con su presencia allí. Sólo tenía que decirlo y él tomaría distancia. Lo último que querría es incomodarla. Además, Allan no buscaba centrar la conversación en torno a su padre, pero si ella decía algo, él la escucharía atentamente, después de todo, había resultado en una maravillosa coincidencia el encontrarse con Minna en ese lugar.



Última edición por Allan T. Lawrey el Jue Ene 28, 2016 12:56 pm, editado 1 vez
avatar
Allan T. Lawrey


Sexo : Masculino
Raza : Ángel.
Mensajes : 48
Galmos : 12670
Reputación : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Minna von Stauffenberg el Dom Ene 10, 2016 6:32 pm

-Vaya muchas gracias- contesté, orgullosa de  conocer  aquel sitio y de que a él también  le gustase. Normalmente nunca compartía las cosas que me gustaba, sino que tenía  la costumbre de guardármelo todo y de atesorarlo, intentando no olvidarme ni del más  mínimo detalle; pero tenía  que reconocer que el simple hecho de compartir un sitio por casualidad me llenaba de un extraño sentimiento de felicidad, tanto, que no podía ocultar una tonta sonrisa que no quería  desvanecerse de mi cara.



-¡Oh! No. Me gusta el café, es muy agradable tomarlo sobretodo en un momento como este- dije mientras aceptaba el pequeño vaso y lo acercabaa mi mejilla- [b]Me encata esa calida sensación cuando tienes mucho frío y bebes algo caliente, es casi... como magia- entonces, me di cuenta de que estaba hablando de una forma muy infantil, y algo avergonzada, intenté arreglar misnpalabras torpemente- B-bueno, en realidad me refería  a que es increíble la rapidez con la que actúa... esto... el calor, ya sabes... - al final sólo  conseguí  empeorar las cosas, por lo que terminé la frase a medias y mirando al suelo.



Volví a levantar la mirada cuando lo oí  hablar de nuevo,  con un leve tono de sorpesa en su voz. Lo miré  con interés mientras le estrechaba la mano que amablemente me había tendido en foma de saludo, ninguno de los dos nos habiamos dado cuenta antes, ¿entonces de qué me habían servido todos esos años de etiqueta con tía Odelia, si al final me ponía tan nerviosa a la hora de conocer a alguien que se me olvidaba hasta lo más básico? Si tanto papá  como tía Odelia estuvieran allí  ya me habría  ganafo más  de una mirada de desaprobación,de esas que parecen puñales lanzados a traición. Me sorprendió  escuhar que Allan era alumno de papá y por un momento me pregunté cómo se comportaría en clase, tal vez a los de primero no les lanzaría  bolas de tierra a la boca, aunque conociendo a su padre... era difícil imaginarselo sin ser estricto. -¡Vaya, que coincidencia! Yo también  doy sociología, aunque estoy en un curso superior - respondí algo incomodaen lo que llevaba de conversación no me había compotado como alguien de un curso mayor. -Vaya... ¿No es difícil estar en dos asignaturas a la vez? -pregunté  con curiosidad, tomano asiento a su lado y bebiendo un sorbo de café, que por cierto, ¡estaba buenísimo!



Lo escuché hablar con atención, me parecía  muy interesante todo lo que contaba, pero etonces, me di cuenta de que tenía  la punta dela nariz muy roja y las mejillas comenzaban a tornarse deun colo carmesí, ¿sería  malo aguantando el frío? Sintiendome responable po haer cogido su café, acerqué  el caso todavía caliente a la mejilla del chico -No es la mejor solución, pero parece que tienes frío, me sentiría  mal si bebieran sin hacer  nada - añadí  con una sonrisa esperando que aquella acción  no le molestase.
avatar
Minna von Stauffenberg


Sexo : Femenino
Raza : Humano
Mensajes : 60
Galmos : 10367
Reputación : 2

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Allan T. Lawrey el Mar Ene 12, 2016 6:48 pm

La sonrisa de la chica perduraba en su rostro así como en los ojos de Allan que, inconscientemente, correspondía a su sonrisa de manera casual y despistada.

Soltó un resoplido victorioso entre sus labios al ver que aceptaba el café, al menos así podía sentirse un poco más tranquilo de no haber cometido una total imprudencia. Ella se veía adorable, no iba a negárselo a sí mismo, mucho menos cuando estaba viendo frente a él tal gesticulación grácil y enternecedora que la más baja efectuaba con el vaso entre sus manos y su mejilla. Era como una niña.
—¿Eh?— Alcanzó a pronunciar entre sorpresa y alegría de saber que ella pensara de la misma manera que él, era extraño, nunca se lo había dicho a nadie porque no podría explicarse correctamente, pero ella lo había hecho con él… o bueno, casi. Pero él sí la entendía, porque pensaba igual. Antes de concordar con ella, la chica comenzó a excusarse de una manera nerviosa y cómica con el ángel, lo que gatilló una sutil risa que intentó comprimir con el dorso de su mano. —Lo siento, disculpa...— Su voz tembló y soltó una nueva carcajada suave, y mientras calmaba su risa le explicó. —Es que pienso de la misma forma, es agradable ¿no? Una bebida caliente en medio del frío.— Y por impulsó tanteó la cabeza de la contraria para elevarle el ánimo, sintió sus cabellos de oro bajo la palma de su mano y, al caer en cuenta, retiró su mano con nerviosismo, totalmente avergonzado de su torpeza. —Ah, eh… esto… E-espero que te guste.— ¿Espero que te guste? ¿Qué tipo de respuesta era aquella? Dios, no sabía que podía llegar a actuar tan atarantado de vez en cuando. Pasó su mano disimuladamente por su frente, sobando sus ojos y tratando de alinear sus pensamientos como debía.

Sabía que ella estaba en segundo año, lo había escuchado del profesor, pero no tenía idea que fuese la misma carrera, cosa que le emocionó de cierta manera. Si habían gustos en común entonces sería mucho más interesante conocerla. Apenas tomó asiento a su lado, se sintió totalmente aliviado. Parecía que estar con ella era un tiro y afloja entre dudas, suposiciones y seguridades. Ahora estaba seguro de que ella estaba dispuesta a estar con él aunque fuera un poco.
—Mh, no lo creo. Bueno, es que me gustan mucho ambas materias y disfruto mucho leyendo sobre eso… bueno, sobre todo en realidad.— Admitió sonriendo. —Aunque quizá lo creas aburrido, no a muchos les gusta leer libros tan grandes como los de leyes.— Continuó mientras Minna bebía el café, ver aquello le hacía feliz, era tonto, pero le hacía feliz.

Despistado, no vio venir el movimiento de la chica. Ciertamente, era malo aguantando frío y tenía un poco en ese instante; pero en menos de un segundo se olvidó de las bajas temperaturas, su corazón por primera vez en su vida latía descontrolado. Vaya, no podía acostumbrarse a tener un cuerpo humano. —Eh, ah… no es necesario. No tengo tanto frío, de verdad.— Le sonrió nervioso, moviendo sus manos por inercia. —Muchas gracias, pero deberías beberlo antes de que enfríe, no te preocupes por mí.—

Oh dios, no podía dejar de pensar que cada vez le era más agradable estar con ella y que cada vez la veía más adorable. ¿Por qué? Si era la hija del señor Kaim y apenas la conocía… La miró de reojo nuevamente y alejó su vista con pesar, Allan no entendía nada.

avatar
Allan T. Lawrey


Sexo : Masculino
Raza : Ángel.
Mensajes : 48
Galmos : 12670
Reputación : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Minna von Stauffenberg el Miér Ene 13, 2016 4:59 pm

Volví a mirarlo en cuanto se disculpó ¿¡S-se estaba riendo de mí!? Qué vergüenza estaba pasando… ¿Qué me estaba ocurriendo? Normalmente no me comportaba así, bueno, papá siempre decía que era demasiado energética, pero tampoco es razón para reírse, ¿no? Genial, ahora pensará que soy rara, menuda primera impresión más rara iba a llevarse de mí. Con todo, tal vez mis pensamientos estaban equivocados, y lo observé con atención mientras se explicaba. Al terminar sentí una especie de ola de felicidad, ¡justamente era eso en lo que estaba pensando! Sentí un  gran alivio al saber que no me consideraba un bicho raro -¡Exac- -no pude terminar la frase, de repente la mano de Allan estaba apoyada en mi cabeza. Me quedé en blanco, mirándolo, sin entender nada. Comencé a tener mucho calor de repente y tenía una pequeña opresión el el pecho que duró incluso unos minutos después de que él apartase la mano, ¿qué acababa de pasar? ¿Por qué había sentido como si el tiempo se hubiera parado por unos segundos? Minna… tienes que calmarte… no estás acostumbrada a ese tipo de acciones, es normal que te sorprendas me dije a mí misma, intentando encontrar un razonamiento lógico. -G-gracias- respondí sinceramente mientras destapaba el vaso de café y comenzaba a beber para evitar mirarlo a la cara. No podía entender por qué me sentía tan avergonzada, y de alguna forma eso hacía que me pusiera más nerviosa.

Pero esa inquietud desapareció rápidamente cuando lo escuché hablar sobre su asignatura. Leyes… siempre me había parecido una materia muy complicada, con demasiados artículos que memorizar… y eso que ya no hablamos del nivel de expresión que tenían… -Eres increíble- dije con total sinceridad, admiraba a la gente como él, y además no sólo tenía de lidiar con leyes, sino que también tenía que estudiar para sociología… estaba segura de que Allan era una persona muy inteligente -La verdad es que nunca he leído un libro sobre leyes- comenté pensativa -Una vez lo intenté, pero fue imposible...- añadí algo avergonzada. Todaía recordaba aquel enorme libro que se encontraba encima de la mesilla de la entrada de la biblioteca. Tía Odelia lo utilizaba como adorno, porque tenía una encuadernación muy bonita, pero a mí me picaba la curiosidad por saber sobre qué iba, y al final me quedé con las mismas dudas que al principio -Utilizaban un lenguaje demasiado complicado.

Aparté el vaso al momento que él movió las manos para alejarlo. Había sido demasiado tonta, estaba claro que una acción como esa molestaría a cualquiera, pero por alguna razón no podía evitar actuar cercana con él. A pesar de que lo conocía por escasos minutos, me sentía tan cómoda a su lado, que actuaba sin pensar, y claro, luego venían las consecuencias -Lo siento… Te ha molestado, ¿cierto? No era mi intención… es sólo que me sentía mal por haberte quitado el café y quería remediarlo de alguna forma

¿Por qué me sentía tan triste? Había actuado mal, y seguramente a él no le había gustado ese gesto. Pero tampoco era para tanto… ¿no? Simplemente no lo haría la próxima vez, por que habría próxima vez… ¿verdad? Espera, ¿¡por qué diablos pensaba en esas cosas si sólo nos habíamos encontrado aquí por casualidad!? Maldita sea ¿a qué venía ahora esta ansiedad


Última edición por Minna von Stauffenberg el Lun Ene 25, 2016 5:30 pm, editado 1 vez
avatar
Minna von Stauffenberg


Sexo : Femenino
Raza : Humano
Mensajes : 60
Galmos : 10367
Reputación : 2

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Allan T. Lawrey el Sáb Ene 23, 2016 1:21 pm

Él mismo se notaba extraño. Para empezar no era alguien que se fijara mucho en los recién conocidos, pero desde el primero momento Minna se había apoderado completamente de su mirada, aunque intentara evitarlo, sus ojos insistían en seguir la pequeña figura rubia que tenía a su lado. Disimuladamente la miraba, temeroso de ser descubierto por ella en algún momento, pero atrevido en el instante en que no se rendía con aquellas miradas fugitivas.
Y eso parecía ser nada cuando sus mejillas se encendieron repentinamente por el halago de la chica. Se sentía extrañado, nunca antes había sentido tal calor en sus mejillas, no tan repentinamente.
—Ah, no lo soy… para nada.—Arguyó en un intento de mantener su perfil amistoso, forzando a que sus alarme se escondiera tras él. Se lamentaba comportarse tan extraño con ella, usualmente no era así. Se permitió observarla ahora que ella hablaba, casi por instinto registró cada facción de su rostro mientras prestaba cuidadosa atención a cada palabra. —Bueno, yo tampoco los entendía mucho al principio, pero ahora que estoy estudiando puedo avanzar poco a poco.— Alzó sus hombros. En realidad era más admirable intentar leer uno de esos por cuenta propia, la mayoría se quejaba porque les era obligación. Allan también había veces en que no tenía muchas ganas de leerlos, y se distraía con otros, pero al final lo hacía de todas formas por su agudo sentido de la responsabilidad. —De seguro si alguien te explica algunos artículos, el resto lo entenderías con facilidad.— Ella parecía inteligente, no era necesario que tuviese gafas o se vistiera como una come libros para saberlo.


Se crispó cuando la chica se disculpó, ella no debía hacerlo. Por primera vez se confundió tanto que de su boca salían sonidos torpes y palabras sin concluir. Un balbuceo vacío y sin sentido. Su mirada se agitaba buscando una manera de expresarse mejor, dando la impresión de que enserio aparecerían las letras en su campo de visión. —N-no...— Formuló por fin. No entendía el por qué de su extremo nerviosismo, sólo era un pequeño malentendido, podía solucionarlo con sólo explicarlo, pero tal vez era la triste expresión de Minna la que lo sacaba de sí. —¡No me ha molestado, lo encontré muy lindo!— Ah. Sigue hablando Allan. —D-digo, lindo de tu parte. Fue muy amable, ya sabes...— Se sobó la nuca y bajó la mirada hacia sus propios pies que yacían sobre la nieve. —Eh. No te sientas mal, yo te lo di y estoy feliz de que lo hayas recibido. De verdad.— ¿Qué pasaba? No podía decirle que se sintió inquieto cuando ella se acercó. No podía decírselo aunque lo intentara, era irremediable, las palabras no cruzaban su garganta.

Dios, sentía que si no hablaba se tornaría incómodo para ella. Por un momento se negó a dejarla ir simplemente así. Movió sus pies con delicadeza sobre la nieve. —Es primera vez que estoy tan cerca de la nieve, usualmente la evadía como si fuera la peor cosa del mundo.— Dirigió la mirada hacia ella. —¿Donde vivías nevaba mucho?— Bueno, todos venían de algún lado. Allan era uno de los pocos que venían desde un lugar inmaterial y metafísico siendo sólo un espíritu celestial, a un mundo terrenal y tangible como lo era ahora. Eran muy pocas cosas que conociera por carne propia, la mayoría sólo lo había visto.



avatar
Allan T. Lawrey


Sexo : Masculino
Raza : Ángel.
Mensajes : 48
Galmos : 12670
Reputación : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Minna von Stauffenberg el Lun Ene 25, 2016 5:32 pm

¿Era yo o cada vez hacía menos frío en aquel banco? Inconscientemente llevé las manos a las mejillas, las cuales no pude sentir por culpa de los guantes que llevaba puestos,aunque tampoco tenía ganas de quitarmelos, estaba demasiado a gusto en ese momento, sintiendo cierto calor externo de la persona que tenía al lado,que no me daba cuenta que mi cuerpo se movía poco a poco cada vez más hacia aquel chico. Cuando nuestros hombros se tocaron, instintivamente me separé, esperando no haber invadido su espacio personal.
Volví a mirarlo cuando intentó quitarle peso a mis halagos. No pude evitar reír ligeramente, además de inteligente era modesto, demasiado lindo para poder pasarlo por alto. -No digas eso, estoy segura de que lo eres - dije, insistiendo en no creer lo contrario. -Supongo que es mas fácil a medida que vas aprendiendo... como todo en general- comenté, más hablando para mí misma en voz alta que para él. Volví a mirarlo de nuevo con una pequeña al escuchar su comentario -¿Tú crees? Ojalá sea así de fácil- por un momento me imaginé estudiando ara un examen de leyes… seguramente si algún día se diera el caso, lo más probable es que estuviera leyendo la misma página durante una hora entera y no entender lo que ponía.

Aquella pequeña negación hizo que mi corazón diera un vuelco, robandome la tranquilidad que creía haber conseguido segundos atrás. Lo miré de reojo, sin la valentía suficiente de encararlo por completo. Me sentía como una niña pequeña a la que acaban de regañar,insegura, nerviosa y con la mente en blanco. No pude apartar la mirada de aquellos ojos azules tan puros, tan embelesadores… casi hipnotizantes. Volví en mí al escuchar la palabra “lindo”, ¿a que se estaba refiriendo exactamente? ¿A-al gesto o a…? Negué aquel pensamiento con rapidez, ¿pero qué clase de tonterias se me pasaban por la cabeza ese día? Tonterías, que me ponian nerviosa y no me dejaban pensar con claridad. Argh, ¡maldita sea! Minna, concentrate y sigue escuchandolo. -Bueno… entonces me lo beberé todo, ¡esta es tu ultima oportunidad! - puse el vaso delante de su cara y lo moví lentamente hacia mis labios, intentando que Allan cayera en la tentación de probar un poco.

Nos quedamos un rato en un extraño silencio. No podía decir que era incómodo,pero tampoco me sentía segura en él; en un momento sólo se llegó a escuchar el ruido de la nieve al ser movida por los pies del chico. Agradecí que Allan rompiera el silencio, aunque sus palabras me sorprendieron en cantidad: yo había crecido rodeada de ella todos los inviernos, a veces esperando con ansias a que llegase la estación con adelanto; jugando con las grandes familias que construía y hasta edificando iglues que no duraban mucho tiempo estables.Tras recordar todo aquello con cierta melancolía miré a Allan extrañada y pregunté con curiosiad -¿Por qué escapabas de ella? -Una gran sonrisa apareció en mi rostro tras escuchar su pregunta -Sí, tanto como aquí. ¿Y en tu país? ¿No nevaba? .
Era muy curioso, hacía unos minutos oensaba que no iba a ser capaz de controlar el leve temblor de mi cuerpo causado por los nervios, y ahora estaba muy tranquila,disfrutando al máximo dela compañía de Allan. Me alegraba poder volver a sentime como siempre.



Spoiler:
No te preocupes ^^
avatar
Minna von Stauffenberg


Sexo : Femenino
Raza : Humano
Mensajes : 60
Galmos : 10367
Reputación : 2

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Allan T. Lawrey el Jue Ene 28, 2016 7:28 pm

No había notado que cada vez se acercaban más y más, hasta que sus hombros se tocaron. Ella se alejó con un nerviosismo que incluso Allan podía palpar. Desvió la mirada, era primera vez que se sentía así, pero intentaría al menos llevar la iniciativa a que esos sentimientos crecieran. Por ahora podía considerar una curiosidad, y terrible atracción por Minna, no sabía si era correcto, pero lo intentaría. Aunque ella se alejó, él cerró nuevamente ese espacio con una tenue sonrisa que podría calmar hasta la peor de las bestias. No iba a negar que se sentía como un atrevido, y de alguna forma lo era, sin embargo no iba a renunciar a la oportunidad de conocer por sí mismo lo que estaba pasando con él en ese momento.
Nuevamente estaban sentados hombro a hombro y la calidez se esparcía por todo su cuerpo de manera dulce.

La miró con interés, un poco impresionado de haberla hecho reír sin ser ese su objetivo, pero le hacía feliz ser tan afortunado como para conocer su risa. —De verdad, al principio yo tampoco entendía mucho. Ahora recién estoy captando un poco mejor todo.— Aclaró que él también se había llevado unos momentos algo complicados. Admitía que ser halagado le subía bastante la moral y le impulsaba a querer esforzarse más para dar mejores resultados. Asintió con un suave movimiento de su cabeza, y afirmó también con un sutil tono de voz, casi como un murmullo. —Por supuesto que lo creo.— Correspondió su sonrisa, alegre. —Es más, si algún día te da curiosidad, puedo ayudarte con algunos libros… aunque estés más avanzada que yo en Sociología, creo que puedo ayudarte con lo demás.— Sería genial empezar hablando sobre libros de leyes, y que estos mismos fueran cambiando por libros de gustos más personales. Compartir gustos le parecía una idea magníficamente tentadora.

Soltó suaves carcajadas antes el gesto juguetón de Minna por tratar de convencerlo. Allan cambió los papeles por un momento y se imaginó a sí mismo en el lugar de ella, seguramente haría lo mismo ¿No? —Está bien, entonces tomaré un poco antes de que desaparezca.— Dijo en un tono animado, estirando sus manos para tomar el vaso, encontrando sobre éste las manos de la señorita. Allan lo sabía, sin embargo se negó a soltarlas, y acercó sus labios para beber un sorbo del café que guardaba bastante bien su calor. Bajo sus manos sentía la mullida tela de los guantes de Minna. Allan se alejó del recipiente y le sonrió. —De verdad viene bien una bebida caliente con este clima.— Reafirmó soltando esta vez las manos de la chica. —Lo siento, bebí primero que tú.— Sí, no eran muy buenos modales, pero ya qué, por esta vez se lo perdonaría aunque le haya prometido al señor Kaim tratar bien a su hija cuando la conociera…
Hasta ahora, ¿había sido amable? Esa era la única cuestión que le preocupaba.

—Bueno, principalmente porque no soy bueno soportando el frío.— Rio entre dientes, aunque la chica ya lo hubiese notado desde antes con sólo verle la cara, y sus mejillas y nariz que había ganado un color rosado. —Ya veo, debió ser lindo crecer viendo este tipo de paisaje.— Soltó con un tono de cierto anhelo. Alzó las cejas y le miró sin saber cómo responder exactamente a aquella pregunta. —A ver… no diría que no nevaba, es que yo no vengo de ningún país, en realidad.— Nunca antes había hablado de ello, asique se tomó su tiempo para pensar adecuadamente en lo que diría. Tomó su mentón con sus dedos, como todo un pensante y prosiguió. —Como soy un ángel, siempre estuve en mi estado espiritual, y todo lo que conocía lo había presenciado de aquella forma. Como hace solo unos años adopté una forma humana, he ido conociendo el clima y ese tipo de cosas que conocen únicamente con un cuerpo real…— Explicó lo mejor que se le ocurrió.
avatar
Allan T. Lawrey


Sexo : Masculino
Raza : Ángel.
Mensajes : 48
Galmos : 12670
Reputación : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Minna von Stauffenberg el Sáb Feb 06, 2016 5:17 pm

Por una parte me alegró saber que aquel extraño nerviosismo iba desapareciendo a medida que me alejaba de Allan, aunque por otra parte me molestaba bastante el simple hecho de no comportarme como quería delante de una persona que acababa de conocer. Por suerte o por desgracia, mis nervios volvieron al instante de notar de nuevo el tacto de su hombro contra el mío, de una manera suave pero firme. Lentamente giré la cara para encontrar su rostro frente al mío, con sus ojos mirando fijamente los míos. Hubo un momento en el que me dolió el pecho, pero lo dejé pasar, en ese momento lo más importante era intentar retener mi sonrisa, una misión fallida en toda regla.

-Pero lo comprendes, que es lo importante- lo animé guiñándole un ojo con complicidad.- ¿En serio?- pregunté abriendo mucho los ojos, sorprendida- ¡Me encantaría aprender!- siempre que fuera aprender no estaba mal, ¿verdad? Además, lo más seguro era que no me iba a aburrir con Allan. No era lo mismo dar clase para unas treinta personas que para una sola, y como además no tendría que hacer exámenes, el entusiasmo sería mayor -Ya no puedo esperar para quedar. ¡Estoy segura de que serás un buen profesor!

Asentí, orgullosa de haber insistido tanto al escuchar el rendimiento de Allan a tomar un poco de café, pero me sorprendió la situación en la que nos encontramos segundos más tarde: mis manos, que estaban sujetando el café, parecieron perder fuerza al sentir el contacto de Allan a través de la gruesa tela de los guantes. Él me sujetó firmemente, mientras llevaba el pequeño vaso a sus labios. Si lo pensaba bien… tal vez esa era la primera vez que me encontraba tan cerca de un hombre, al menos sí que era la primera vez en comportarme así con alguien, y más alguien que aparentaba mi edad.
Algo perdida, desvié la vista hasta que terminó de beber. Lo miré tras escuchar su comentario, a lo que sólo le pude responder con una sonrisa junto a un “¿verdad?” -¡Oh, no pasa nada! Como ya he dicho era tuyo desde un principio, así que no me molesta. Ademas… ya había dado pequeños sorbitos antes, así que en realidad lo empecé yo- odiaba sentirme incómoda, y que me temblara la voz; pero parecía imposible no hacerlo después de aquello. No me había molestado, pero sí sorprendido, y mucho, y por su culpa ahora el corazón me latía a gran velocidad.

-Ya lo veo… tus rostro te delata-- dije mientras daba un buen sorbo al café. Ahora que había conseguido que Allan bebiese un poco no iba a dejar que se enfriase. -Ummm supongo… la verdad es que me gusta mucho, y el paisaje puede ser realmente bonito, pero como recuerdo estar rodeada de nieve todos los inviernos, en realidad no es algo realmente impresionante para mí- hablar de la nieve hacía que recordara la casa de tía Odelia. Ahora que no estaba allí veía las cosas de manera muy diferente, más hermosas, grandes y brillantes. ¿Sería añoranza? Estaba muy a gusto en la universidad, pero supongo que hay cosas de las que no puedes desarraigarte tan deprisa.
Entonces abrí los ojos de par en par, ahora tenían sentido muchas cosas, como por ejemplo, su aspecto: no es que tuviera un aspecto angelical… ¡era un ángel! La verdad es que sabía que aquí venía todo tipo de criaturas mágicas, pero nunca había pensado en un ángel. Sin contener la emoción que crecía más y más, me acerqué a él para observarlo mejor- ¡Un ángel! Nunca pensé conocer uno… ¿Cómo es vivir en el cielo? ¿Qué te hizo venir aquí? ¿Tu forma real es como la representan los humanos?- Sabía que estaba siendo maleducada pero… ¡era un ángel! ¿Cómo podría perder una oportunidad como aquella para saber sobre una raza tan rara como aquella?
avatar
Minna von Stauffenberg


Sexo : Femenino
Raza : Humano
Mensajes : 60
Galmos : 10367
Reputación : 2

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Allan T. Lawrey el Miér Mar 16, 2016 11:15 pm

Podía considerarse un cobarde por temer a las consecuencias de sus actos, no estaba realmente arrepentido de haberse acercado nuevamente a la chica, pero sí que le preocupaba lo que ella llegase a pensar de él en cualquier momento. Ir rápido, ese tipo de conceptos siempre fueron ajenos a él, porque nunca creyó que sentiría curiosidad por alguien tan rápido. Si fuera simple atracción física entonces no sería más que eso, pero Allan podía estar seguro de que lo poco que había estado compartiendo con Minna le demostraba que su interés era, más allá de la conversación o lo linda que era, un interés a su persona por completo.

—Creo que sí.— Admitió con una risilla modesta, que se había vuelto algo tímida con los halagos de la señorita. Minna mostró más emoción de la que podría mostrar cualquier otra persona frente a los estudios. Sonrió extensamente, encantado. —Y seguro tú serás una grandiosa alumna. —Arguyó con la misma felicidad que denotaba la rubia. Pensó un poco, quedar en un lugar tan frío como aquel seguramente no sería ameno. —El sábado estoy libre, ¿qué te parece ir a alguna librería de la ciudad? Si estás ocupada no pasa nada. — Que Dios lo perdone si pensaba de más, pero justo tras formular la pregunta pensó en la palabra “cita” justo después de la palabra “estudio”. Eso estaba mal, muy mal. Estaba bien aceptar su curiosidad por Minna, pero otra cosa muy distinta era imaginarse cosas que no eran; la chica seguramente estaba emocionada por encontrarse nuevamente para estudiar porque le gustan los libros o algo por el estilo, lo cual también sería perfecto, y Allan seguía metiéndose ideas equívocas en la cabeza.

Sonrió, feliz. Ya no era simplemente amabilidad o cosas por el estilo, de verdad se encontraba feliz. Tal vez había sido rudo, o atrevido; pero ninguna de esas preocupaciones cedería jamás a menos que dejara de ser ángel, y eso era algo que no venía a este caso. Si Minna había bebido antes que él, entonces perfecto para Allan. Porque quiérase o no, podría decirse que habían compartido algo más que sólo una charla amena, aquello podría ser un buen recuerdo, ¿por qué no? —¿Estás bien? ¿Tienes mucho frío?— Su sonrisa desapareció unos segundos al sentir la voz temblorosa de la chica, podría estar pasándole algo, y eso era lo que temía Allan; nunca imaginaría que la razón tras ello eran los nervios de la chica causados por su imprudente acto. El ángel le miraba a una distancia prudente, pero tan fijamente que podía llegar a ser casi tan incómodo como que te miraran a dos centímetros de distancia. Acertemos que los protocolos de espacio no eran lo suyo.
Soltó unas suaves carcajadas, era típico que su rostro enrojeciera en ciertas zonas a causa del frío. Si la chica lo decía entonces era evidente que seguía padeciendo del mismo coloreado invernal. —Nieve todos los años, eh…— Repitió en voz baja, imaginando aquel panorama todos los años y por más de un día. Seguramente Allan se lo hubiese pasado encerrado todo ese tiempo, o de lo contrario, se habría acostumbrado al frío y ahora no se martirizaría tanto con una simple caminata sobre el blanquecino resto de cielo.

Ahora era él quien había sido tomado por sorpresa, ver el rostro de Minna cerca del suyo en menos de un segundo hizo que su corazón palpitara con fuerza, era primera vez que sucedía aquel fenómeno en su cuerpo físico, se sentía extraño. Y él seguía perplejo ante el bombardeo de preguntas, hasta cierto punto, tiernas e inocentes. Formuló una sonrisa torcida, tratando de disimular sus palpitaciones y tras tomar aire volvió a su centro, mas sus palpitaciones seguían por las nubes.
—No sabía que te interesaran tanto los ángeles…— Arguyó primeramente. —¿Cómo se siente vivir en el cielo? Bueno, no sé responder exactamente a ello, creo que… ¿normal? Ya sabes, para ti es normal haber vivido acá, no hay una sensación que lo represente. Pero creo que podría ser, tal vez, una vida… ¿ocupada?— Nunca antes lo había pensado, bueno, observaba y pensaba tanto que no hallaba el tiempo necesario para hacerse ese tipo de preguntas. —Quise conocer todo lo que había observado hasta ahora, pero no sólo a ser un testigo, sino que a conocer realmente este mundo, con mi piel, con mi cuerpo.— Esta vez sí estaba seguro de su respuesta, porque ese era realmente su objetivo: conocer sensaciones humanas a través de su cuerpo humano. —Sí, más o menos. Al menos es cierto que tenemos alas.— Medió con una respuesta dubitativa.  —¿Y tú? —Concluyó. —Como eres hija del señor Stauffenberg, ¿manejas algún elemento como lo hace él? ¿O tal vez es otra cosa?


avatar
Allan T. Lawrey


Sexo : Masculino
Raza : Ángel.
Mensajes : 48
Galmos : 12670
Reputación : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Minna von Stauffenberg el Lun Mar 21, 2016 11:06 am

Si pudiera describir aquel momento con una palabra no sabría cual utilizar. Me estaba divirtiendo, a pesar de que no hacíamos gran cosa, estar con Allan me producía un montón de nuevas sensaciones, mucho nerviosismo, pero también una extraña seguridad y calma diferente a la de papá, pero igual de cálida.

-Me da un poco de miedo que tengas tanta confianza en mí- y era cierto, desde pequeña tía Odelia siempre estuvo pendiente de cada movimiento que hacía para evitar formar lo que ella llamaba “un desastre por falta de atención”. Todavía recordaba aquellas semanas en los que Odelia se había puesto muy enferma y no paraba de llamar a los sirvientes preguntando qué estaba haciendo; su preocupación había llegado a tal extremo que le pidió ayuda a una amiga suya que era institutriz, vigilarme las veinticuatro horas del día para evitar cualquier acto no deseado por una joven dama. -SÍ, que quiero!- dije saltando del asiento con emoción. Desde que había llegado a la ciudad no tuve tipo de visitar la ciudad con calma- ¡Podemos quedar por la mañana y pasar el resto del día en la ciudad! Ya estoy deseando que sea  sábado dije perdiendo todo rastro de compostura que debía de tener, pero no me importaba, la felicidad de saber que iba a quedar con Allan el fin de semana era mucho mayor que los modales que tanto me inculcaban, entonces me di cuenta de que había planeado todo sin saber su opinión, por lo que lo miré de reojo y más calmada añadí- Bueno, si a ti te parece bien, claro.

-¿Eh?- me quedé perpleja al escuchar la pregunta de Allan, ¿frío? En esos momentos estaba muy cómoda y con una temperatura corporal ideal, la ropa era supercalentita y por otra parte recibía la calidez de Allan, aunque una parte e mí todavía se sentía incómoda al ser observada con aquellos ojos que cada vez me parecía más profundos . Entonces me di cuenta de que él no era bueno soportando el frío, y yo en cambio seguía sentada con toda esa nieve  nuestro alrededor. -¡Lo siento mucho! Que tonta soy. Tienes frío, ¿verdad? ¿Qué te parece si vamos a la cafetería o algún otro lado más caliente?- dije mientras me ponía de pie, no quería que cogiera un resfriado o algo parecido por mi culpa.

-Sí, es muy bonito, aunque a veces prefería no estar rodeada de ella. Si no tiene cuidado terminas  enterrado en ella, y el frío hace que muchas veces no quieras salir de casa- dije mientras recordaba todas mis aventuras de pequeña cuando salía a la calle y las botas se me llenaban de nieve por dentro y era muy difícil caminar. Miré al chic que tenía al lado con una leve sonrisa, pensando qué haría si viviese desde pequeño en un sitio como el mío. -Seguramente soportarías mucho mejor el frío si vivieras desde pequeño rodeado de nieve en invierno.

Tras bombearlo de preguntas, me alejé lo justo para que no se sintiera agobiado. Puede que fuera de mala educación, pero no quería perderme ni una sola palabra que saliera de sus labios, ¿qué mejor forma de aprender sobre los ángeles que de uno real? -Bueno… siempre me han llamado mucho la atención, me parecen seres increíbles- dije, quedándome en silencio para dejarlo hablar -Vaya… debe de ser genial eso de volar, a mí me encantaría. ¿Y qué te parece nuestro mundo? ¿Es como pensabas? ¿Has conocido nuevas sensaciones?- de vuelta una ola de preguntas, pero no lo podía evitar, Allan era una persona demasiado interesante. -¿Yo? No soy nada especial, también puedo controlar la tierra… Bueno, teóricamente, en la práctica todavía me queda mucho por aprender
avatar
Minna von Stauffenberg


Sexo : Femenino
Raza : Humano
Mensajes : 60
Galmos : 10367
Reputación : 2

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Allan T. Lawrey el Dom Abr 17, 2016 11:38 pm


—No te sientas presionada, no soy tan estricto… además, estoy seguro de que no traicionarás mi confianza. — Hizo un gesto con su mano para restarle importancia y así que todo fluyera de forma más ligera para la chica. No conocía mucho de ella, pero podría ser que siempre se haya exigido mucho para cumplir las expectativas de los demás, o al menos a Allan le parecía ese tipo de persona. Su cuerpo también dio un pequeño respingo ante la efusividad de Minna, se le veía tan contenta que inevitablemente el ángel se contagió de esa felicidad. Pasar todo el día juntos sonaba bien, bastante bien en realidad, pero esperaba que ella no tuviese problemas por salir, es decir, Allan aún no tenía claro si el profesor era realmente tan tranquilo cuando se trataba de su hija. —Por mí no hay problema, me parece perfecto. — Arguyó sonriente, mostrando sus dientes. Podía esperar que el día se le pasara volando junto a ella, pues parecían tener bastante en común. Ah… ya quería que llegue el sábado.

Ella era bastante atenta, lo supo desde un principio, pero también le causó ternura su acción. Allan era malo con el frío, tenía la cara roja por ello mismo y todo eso, pero se sentía bastante bien ahí en ese momento, tan bien que se había olvidado por completo de la temperatura y que si no hubiese sido por Minna no hubiera recordado para nada. Se puso de pie frente a ella, riendo por la dulzura que le causaba cada gesto de su compañera, y palpó un par de veces la cabeza de la chica en busca de alivianar su preocupación. —Está bien acá, no tengo tanto frío como parece.

Asentía de vez en cuando a lo que ella le contaba, inconscientemente era un gesto que había adquirido para hacer notar que ponía atención a lo que oía. Pensó un poco. —Mh, sí, seguro lo soportaría mejor…— Concordó fijando su vista al cielo blanco que se imponía sobre ellos. Y enseguida rascó su mejilla con la punta de su índice, un poco avergonzado, o feliz de que ella tuviese un interés a los de su raza y esa percepción de ellos. Ah, ya había encontrado la palabra: se sentía verdaderamente halagado. —Sí, volar es divertido. — de repente una idea cruzó mente tan rápido que estuvo a punto de decirlo, decir que podría llevarla a cuestas en alguna ocasión iba a sonar realmente raro ¿o no? Sí, seguramente. Allan comenzaba a perder la cordura. —Este mundo, como esperaba, es genial. —Miró a Minna por inercia, verla así sin más le hacía tener una respuesta sobre nuevas sensaciones de inmediato. —Sí, he sentido muchas cosas últimamente. — Admitió sin tener la intención de mostrar algo más. —¡Eso es interesante! Manejar un elemento es algo súper útil, además una vez que lo controles serás bastante fuerte.

avatar
Allan T. Lawrey


Sexo : Masculino
Raza : Ángel.
Mensajes : 48
Galmos : 12670
Reputación : 4

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Minna von Stauffenberg el Lun Abr 18, 2016 2:43 pm

Entonces, a partir de ahora, estoy en tus manos - concluí con una pequeña sonrisa mientras balanceaba los pies para coger frío. Al notar que el chico se tensaba, me alejé un poco devolviéndole su espacio vital - Perdón, a veces me emociono demasiado- dije desviando la mirada algo avergonzada pero al escuchar las palabras de Allan me volví a animar al instante -Entonces está decidido, ¡tú y yo el sábado nos vamos a la ciudad!. Era extraño, en todo el tiempo que he estado con Allan, mi interior ha sido como una montaña rusa de emociones sin parar, da igual que en un momento esté nerviosa o avergonzada, sus palabras hacían que me recobrase al momento, era extraño, pero tampoco me molestaba.

¿Qué era aquello? Aquellos simples toquecitos parecieron quedar grabados en mi cabeza, demasiado suaves y agradables... en aquel día ya era la segunda vez que había tocado mi cabeza, y aunque fuera un gesto simple, no sabía cómo reaccionar ante él. Hacía que me sintiera como una niña pequeña a la que le aaban de levantar un castigo, sintiendo ese cariño que te trasmiten los mayores, pero era Allan quien hacía el gesto, por lo que la situación cambiaba por completo. Por lo que al final, perdida, terminé levantando los ojos con cierto calor en las mejillas. -¿Seguro? No quiero que enfermes por mi culpa.

-Que envidia..- dije mientras me imaginaba a Allan con un gran par de alas, volando sin rumbo alguno cuando él quisiera. Lo miré fijamente mientras parecía pensar en mis preguntas, contestando a ellas una a una. -¿Si? ¿Buenas o malas?- ¿hasta dónde llegaría mi curiosidad? No estaba segura, pero esperaba no ofenderlo. Tras las palabras de Allan me sentí un poco incómoda, casi nadie halagaba mis poderes, y se sentía extraño cuando o hacían -Vaya... gracias- contesté con una pequeña sonrisa.


avatar
Minna von Stauffenberg


Sexo : Femenino
Raza : Humano
Mensajes : 60
Galmos : 10367
Reputación : 2

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Coincidence {Priv. Minna}

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.