Fast Rules
•Tienes 7 días para crear y terminar tu ficha.
•Con tu ficha aceptada puedes abrir un tema. ¡Queremos leerte!
•Sin color no puedes rolear en post ni en chatbox.
•Respeta para que te respeten.
Últimas Noticias
•La alberca exterior no podrá ser utilizada hasta nuevo aviso debido a que se ha congelado a causa de los fríos extremos. No obstante la alberca bajo techo puede ser utilizada.
•La cafetería ha comenzado a servir sus famosas sopas de "adivina que contienen". ¡Muy recomendables para el frío, y es muy entretenido darse a la tarea de descubrir que tienen! La receta es distinta cada día.
Conexión
Conectarse

Recuperar mi contraseña

Staff
Abel V. Shvets
MP - Perfil
Kashia Bythesea
MP - Perfil
Darsey O. Godin
MP - Perfil
Temas Importantes
Ambiente(?)
Últimos Temas
Últimos temas
» Solicitud de Afiliación NORMAL
por Invitado Lun Ago 01, 2016 8:41 pm

» You should be here [Priv. Nora Cyrellius]
por Nora Cyrellius Dom Mayo 22, 2016 11:03 pm

» Creación de Frases
por Yukiro Müller Dom Mayo 22, 2016 2:53 pm

» El juego de las plumas y las risas (privado)
por Yukiro Müller Dom Mayo 22, 2016 2:48 pm

» entre plumas de colores rol y mas
por Yukiro Müller Dom Mayo 22, 2016 2:38 pm

» Un penique por mis pensamientos~~ (Rol(?))
por Yukiro Müller Dom Mayo 22, 2016 2:37 pm

» Solicitud de Afiliación CAMBIO DE BOTÓN
por Invitado Vie Mayo 20, 2016 12:16 pm

» ¿Curiosa coincidencia? [Priv. Imriel]
por Charlotte Grace Miér Mayo 11, 2016 3:53 pm

» ¿Qué le harías al de arriba?
por Charlotte Grace Miér Mayo 11, 2016 11:44 am

¿Sabías qué...
...Solche Prestige es una cupula que tiene edificios de cabeza?
Tanque
(Alimentalos(?))
Creditos
Absolutamente todas las tablillas utilizadas en el foro fueron creadas por el staff, y únicamente para nuestro foro. Muy por el contrario, ninguna de las imágenes nos pertenece, aunque todas han sido editadas en photoshop por el Staff. Las imágenes han sido sacadas de Zerochan, Pixiv y Deviantart. Los físicos de Galamoth son de "Nafah" en deviantart también.
Agradecemos a foroactivo por los tutoriales. Por último especificamos que todo el material que los usuarios posteen aquí pertenece solo al usuario. El plagio no será tolerado, sean originales, por favor.
Quiero agradecer primordialmente a mi staff, que ha sido quien me ha motivado a seguir con este proyecto. Agradezco especialmente a Kashia Bythesea por ayudarme a buscar las imágenes para variadas labores, siempre muy dispuesta. Agradezco especialmente Darsey O. Gobin por impulsarnos a salir adelante incluso aunque los tiempos se vean difíciles y comencemos a cansarnos. Así es como se sale adelante: en equipo y con amor.
Por último y muy importante agradezco a todos los usuarios que han mantenido a este foro vivo, muchas gracias.

La mañana más dulce de todas [Privado]

Ir abajo

La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Lior Karael Bentton el Miér Ene 06, 2016 7:42 pm

No creo haberme sentido nunca tan bien al despertar. El sol se derramaba por la ventana, iluminando las motas danzarinas. Era luz dorada, del más puro oro, y me alegró no haber madrugado. Por una vez las cosas funcionaban sin que yo hiciera nada, y sentaba tan bien como un baño caliente. Desde la cama, cubierto hasta el hombro, el mundo transmitía calidez y nada más. Ni pesadez, tristeza, ansias de más o sueños extraños. Solo la impresión de que si te quedabas ahí, no te pasaría nada malo. Nunca me había molestado en decorar la habitación más de lo necesario, pero en ese momento más que nunca supe que había sido la mejor decisión. Todo era tan simple, tan básico, que cada detalle especial resaltaba con intensidad renovada. Sin embargo, la cosa más dulce de aquella pequeña sala era, sin duda, el cuerpo que dormitaba entre mis brazos. Desnudo y ajeno a mi mirada indiscreta, Miceal se me antojó más hermoso que nunca.

Aparté con dulzura un mechón de su níveo rostro, sonriendo como el tonto enamorado que era al ver lo tranquilo que parecía. Casi no podía creerme lo sucedido la noche anterior. Si el padre Craft realmente nos observaba a todas horas, esperaba que no me odiara demasiado. Él no creía en el sexo fuera de matrimonio, pero yo discrepaba. Cuando dos personas se querían ya no era sexo. Era una unión profunda, una prueba más de su afecto... Micael y yo habíamos hecho el amor, y a toda honra. Pero en lo que al ámbito sentimental concernía él y yo llevábamos mucho tiempo casados. ¿Cómo podía explicarse, si no, que siguiéramos queriéndonos después de tantos años separados? Quizá no hubiera un anillo en nuestros dedos que lo demostrara, pero no pensaba dejar solo a Micael nunca, nunca más. No me importaba que nos deparara el futuro. Aquel pequeño mago de sonrisa amable no se me escaparía dos veces.

Solté el aire lentamente, acariciándole la mejilla con el pulgar. Podría pasarme horas mirándolo dormir y no me cansaría. Parecía un ángel... Suspiré, risueño, y cerré los ojos para intentar reconciliar el sueño. Aunque dudaba que la felicidad que hinchaba mi pecho me lo permitiera.
avatar
Lior Karael Bentton


Sexo : Masculino
Raza : Ilusionista
Mensajes : 46
Galmos : 14578
Reputación : 1
Localización : Predicando la palabra del Señor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Micael Eckart Köhler el Miér Ene 06, 2016 9:35 pm

Entre sus sueños vagaba en un ambiente oscuro, pero tranquilizador, relajante. Su cuerpo se sentía ligero y descansado, tanto que poco a poco abrió los ojos un poco más ligeramente que otras noches. La tenue luz que se colaba no le llegó a molestar del todo, pues la primera sensación que tuvo fue que tocaban su cabello con cuidado. Bastó con enfocar un poco para formar una sonrisa cálida a quien estaba a su lado.

—Buenos días.— Estiró un poco el cuello para dejar un casto beso sobre los labios ajenos. —¿Cuánto llevas despierto?— inquirió un poco avergonzado, le daba cosa pensar que el Lior lo habría estado mirando mientras dormía con quizá qué cara. —Te aprovechas de que tengo el sueño pesado...— Rio entre dientes jugando con su cabello. A esas alturas ni recordaba que le faltaba la ropa de dormir, por supuesto que recordaba lo de la noche anterior, pero se sentía tan cómodo que ni se le cruzó por la cabeza su desnudez. Algo un poco contradictorio, pero cierto en la despistada cabeza del rubio.

Si era honesto, había esperado tanto tiempo para estar al lado de Lior que ahora se le hacía extraño, no tenía ni idea de cómo reaccionar. Tenía una mezcla de vergüenza, timidez y felicidad dentro suyo tan dinámica que no se decidía por cual elegir. ¿Cómo se sentiría Lior?, Micael estiró su brazo para despejar los largos cabellos castaños de Lior hacia un lado y aprovechar de hacer un suave contacto con el rostro ajeno. Suavemente miraba cada detalle de él, como un turista que quería saber más. Su rostro sólo podía mostrar su interés, como si estuviese tocando algo irreal, una ilusión, pero la verdad era que era tan real como él. Eso le sacó una sonrisa. —¿Pudiste dormir bien?—
Lo preguntó sin saber que tenía una horrible manera de dormir, es decir, cuando vivía solo siempre tenía que ordenar su cama todos los días porque las mantas siempre quedaban hechas un desastre, pero no era capaz de hacerse a la idea de su pésima costumbre mientras dormía. Asique sí, sonaba algo irónico o bromista salir esa pregunta de entre sus labios, llamenlo como quieran, Micael no se daría cuenta a menos que se lo dijeran.
avatar
Micael Eckart Köhler


Sexo : Masculino
Raza : Mago.
Mensajes : 22
Galmos : 15383
Reputación : 1
Localización : En mi oficina, supongo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Lior Karael Bentton el Miér Ene 06, 2016 9:58 pm

-Buenos días...-murmuré adormilado, con la voz ronca y los párpados perezosos. Su voz susurrada parecía digna de una sirena. O quizá fuera yo, que las cursilerías y las mañanas no son buenas compañeras. Fui un segundo demasiado lento y no atrapé sus labios, dejando que aquel beso fuera corto, casto y terriblemente tentador.-Solo unos minutos.-sonreí algo más despierto, hundiendo los dedos en su corta cabellera dorada.-Es tu culpa...-susurré divertido. Lo acerqué a mí para besarlo, acariciando sus labios con los míos despilfarrando felicidad. Era condenadamente dulce. Su piel no era especialmente suave bajo mis ásperas yemas, pero la calidez que desprendía bastaba para querer pegarme a él y no soltarlo. Me tomé mi tiempo antes de separarme del muchacho. Cada vez que nuestros pechos se rozaban sentía que me daría un infarto...

Y es que parecía que una corriente eléctrica se hubiera conectado por todo mi cuerpo durante la noche anterior, logrando que cada vez que lo tocaba, cada vez que osaba investigar un centímetro nuevo de aquel delicioso cuerpo, sentía un cosquilleo. No era molesto ni placentero, pero me gustaba la idea de que solo él pudiera conseguir que mi cuerpo reaccionara de esa manera.-Divinamente.-murmuré de muy buen humor, sin ser capaz de borrar la sonrisa de mi cara. De hecho, no tenía muy claro cómo iba a conseguir serenarme a partir de ese momento. La idea de no mostrar mi felicidad, o de no sentirla siquiera, me parecía estúpida e imposible. Lo besé de nuevo, bajando la mano hacia su cadera para comenzar a acariciarlo, subiendo por su espalda sin ningún tipo de prisa. No, definitivamente, no me cansaría de investigar cada curva hasta memorizarlas todas...-Aunque haces ruiditos muy monos cuando te mueves...-comenté para molestarlo, sonriendo, comenzando a dibujar un camino de besos por su cuello.
avatar
Lior Karael Bentton


Sexo : Masculino
Raza : Ilusionista
Mensajes : 46
Galmos : 14578
Reputación : 1
Localización : Predicando la palabra del Señor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Micael Eckart Köhler el Miér Ene 06, 2016 11:26 pm


—Ah, que bueno...— Murmuró más para sí mismo, viéndose aliviado de que en solo unos minutos no podría haber hecho morisquetas tan ridículas como se temía, o al menos Lior se estaría riendo de él en ese momento. —Mentiroso, es tu culpa por no despertarme antes.— se quejó con molestia fingida, pero dejándose de inmediato besar por Lior y correspondiendo a este con la dulzura que parecía necesitar el castaño. En el momento en que rozó el cuerpo ajeno se dio cuenta de que no traía ropa ¿era idiota? Lógicamente no iba a despertar mágicamente vestido, aunque hacía magia… ¡Pero no podría hacer eso!
No se alejó bruscamente de Lior, pero en cuanto tomaron un poco de distancia, él se alejó un poco más por mera vergüenza. Claro, ahora que había luz y se podían ver las caras era simplemente más difícil ocultar su cara. No era como si se arrepintiera ni nada parecido, pero vamos, era la primera vez con Lior, ahora sí que era distinto a haber estado tomados de la mano, o simples abrazos. Dios.

—Me alegro...— Al menos así no se sentiría culpable de haber dormido tan bien como lo había hecho. Es decir, ambos habían disfrutado bien de la noche, algo que le ponía de buen ánimo. Qué buen ánimo, un ánimo maravilloso. Correspondió la sonrisa con elegancia, tal vez un nuevo aspecto suyo. Lo que no esperaba era aquel beso que se volvió a robas sus labios y su atención, las manos del más alto volvían a reclamarlo y con ello una alarma en su cabeza se prendió, tiñéndole las mejillas con el color de la vergüenza. —No es cierto, ¿verdad? ¿cómo un ruido va a ser tierno?— Rio nerviosamente y se erizó nuevamente por los besos repartidos en su cuello. —A-ah… De-¡Desayuno!— Exclamó tomando el rostro de Lior entre sus manos y alejándolo de su cuello con rapidez, pero sin ser muy brusco. Lo único gracioso en ese momento, era que apretaba las mejillas del mayor, haciéndolas ver más abultadas de lo que eran en realidad —Comamos algo ¿si?
Estaba avergonzado, el calor en su cara lo delataba, pero eso era lo mejor ¿no? Bueno, lo más certero es que hubiese sido mejor una manera más sutil de detenerlo, pero Micael estaba demasiado colapsado siquiera para intentar pensar en algo mejor. Le dio otro casto beso sobre los labios y sonrió pueril.
avatar
Micael Eckart Köhler


Sexo : Masculino
Raza : Mago.
Mensajes : 22
Galmos : 15383
Reputación : 1
Localización : En mi oficina, supongo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Lior Karael Bentton el Miér Ene 06, 2016 11:54 pm

Aquellos repentinos nervios me tomaron completamente por sorpresa. Aunque verlo sonrojado tan al extremo me mataba. Era sumamente adorable... y tentador. No sabía exactamente cómo, pero estaba seguro de que algo en Micael lograba que hasta el detalle más adorable me resultara atractivo. Y si encima lo tenía a milímetros de distancia, completamente desnudo... Generalmente no me permitía tener esa clase de pensamientos, pero aquella era una mañana especial. Y una mañana especial permitía ideas especiales. Pero toda fantasía se fue de mi cabeza al sentir que el menor se alejaba. ¿Estaría bien? ¿Se estaría... arrepintiendo de lo que hicimos? Estaba seguro de que no, pero la semilla de la duda ya había sido plantada y ahora la posibilidad me aterraba. Por suerte me dedicó una de sus galantes sonrisas antes de que mi mente maquinara opciones alocadas, cada cual más horrible. Micael podía ser muchas cosas, pero él no era capaz de fingir una mirada así. Me quería, y yo lo quería a él. Solté el aire tranquilo, quitándome un peso de encima.

-No lo sé, pero a mí me parecieron muy monos...-sonreí divertido, recordándolos. No eran más que pequeños gemidos, quejas en sueños, pero la combinación de todos ellos hizo de mi noche, además de encantadora, tierna. En medio de la noche, cerca de las tres de la madrugada, me desperté de pronto sin razón aparente. Antes de que lograra dormirme de nuevo miré a mi... ¿amante, pareja? y sonreí irremediablemente. Se veía tan frágil, tan suave... Así, acurrucado en mis brazos, solo pude pensar que lo protegería sin importar qué. Y esta vez cumpliría la promesa de verdad.

-Mifael...-musité cuando me cogió de las mejillas, extrañado. Entendía los nervios. Aunque me muriese de ganas por llenarlo de besos, tenía el estómago hecho un revoltijo de emociones. Pero realmente me hacía pensar que se arrepentía. Luego me besaba y se me pasaba, pero... Era extraño. Lo cogí de las manos con suavidad, apartándolas de mi cara, y las bese con cariño. Casi como si estuvieran heladas, aunque la temperatura de nuestros cuerpos bastaba y sobraba para mantenerlas rosadas-¿Estás bien? No pasa nada si estás nervioso, o si...-se me hizo un nudo en la garganta, impidiéndome hablar por un par de segundos.-...te arrepientes...-susurré bajo, rezando para que no fuera aquello. No tenía ni idea de qué hacer si mis temores se cumplían, pero no podía apartar la vista de sus ojos carmesí, esperando una respuesta.
avatar
Lior Karael Bentton


Sexo : Masculino
Raza : Ilusionista
Mensajes : 46
Galmos : 14578
Reputación : 1
Localización : Predicando la palabra del Señor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Micael Eckart Köhler el Jue Ene 07, 2016 12:43 am

Como era de esperarse, Lior comenzó a mostrar signos de confusión, tal vez sí debió ser más sutil o agradable… pero no tenía idea de cómo hacerlo; Micael no era conocedor de tácticas en el amor. Ahora sí se sentía un poco nervioso, no quería arruinarlo todo, asique tendría que pensar bien y con calma el cómo decirle que necesitaba un poco de espacio porque se moría se la vergüenza, pero no era porque no lo quisiera o odiara estar ahí en ese momento, sino que más bien odiaba que vieran esa expresión sonrojada en su cara. No le gustaba mostrarse así.

Su mirada se fijó atentamente en el gesto de Lior, que besaba con cuidado sus manos. A medida que las palabras de Lio entraban en su cabeza, Micael fruncía los labios en busca de las mejores palabras para explicar que nada era lo que parecía, pero aquello último que apenas pudo escuchar por el débil murmullo del castaño le hizo tener una fusión de emociones desagradables. Con un impulso, lo abrazó del cuello y acogió sobre sí, frunciendo el ceño; ni él sabía si estaba molesto o no, pero mejor era dejar todo claro. —Ya no haré cosas de las que luego me arrepienta. Me arrepentí años por lo que hice, no es lo mismo ahora.— Se aferraba a él con recelo, casi como un niño pequeño al que sólo le faltaba hacer un puchero. —Sólo me siento un poco avergonzado, pero no me arrepiento de nada. No tengo razones para arrepentirme si lo hice contigo.— Entonces, finalmente soltó un poco más el amarre. —Si es contigo, está bien.— Insistió con una voz más suave y tranquilizadora, esperaba que Lior le creyera.

Aunque sus brazos seguían rodeando al castaño, había soltado el agarre lo suficiente para que este se alejara si lo hallaba necesario. Sus mejillas seguían acaloradas, pero ya no importaba en ese momento. Al menos hasta que Lior se sintiera con la confianza de que sus palabras eran verdaderas. Tal vez debería decirlo, si lo decía podría disipar un poco sus dudas, o eso esperaba. —Te amo.— Y acto seguido cubrió su boca con el dorso de su mano; ahora sí que sentía como su corazón se le iba a salir por la boca.


avatar
Micael Eckart Köhler


Sexo : Masculino
Raza : Mago.
Mensajes : 22
Galmos : 15383
Reputación : 1
Localización : En mi oficina, supongo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Lior Karael Bentton el Jue Ene 07, 2016 1:18 am

Tuve el corazón en un puño hasta que me abrazó de golpe. Entonces no supe si respirar, porque me daba miedo hacer que quisiera separarse de mí una vez más. No aguantaba tenerlo lejos. La idea de que se marchara y volviera a dejarme solo... No podía con ella. Por eso la más mínima posibilidad de que... él... no... Me atreví a soltar el aire, tembloroso, cuando por fin habló. Los dos segundos más largos de mi vida, santo cielo... Cerré los ojos y lo estreché entre mis brazos con fuerza, necesitado de su presencia. Me concentré en su pecho chocar contra el mío; en su voz susurrando en mi oído; en el ligero temblor de sus brazos; la calidez de su cuerpo invitándome a quedarme, como una trampa para osos o un laberinto. Caí una vez, y ya no supe salir...

Respiré tranquilo una vez más, esbozando una sonrisa nerviosa. Sabía que eran miedos infundados. Sabía que en realidad no había forma de que Micael llegara hasta tan lejos sin estar seguro. Sabía que me quería. Pero necesitaba oírlo, y que me lo dijera con aquella intimidad, tan entregado y seguro, me obligó a esconder el rostro en su cuello. Cogí aire de golpe, con hondas exhalaciones, repentinamente anonadado. No podía perderlo. Y él no se alejaría, si se arrepentía de nada. Eso era bueno. Muy bueno. Sonreí, cerrando los ojos con fuerza para aguantar las emociones que se volvían locas intentando salir de cualquier manera posible. Ya más tranquilo aflojé el agarre, relajando los hombros. Aunque pese a haber querido no hubiera podido soltarlo. Respiraba sin problemas, pero no quería dejar de sentir su pequeño cuerpo sobre el mío. Abrí la boca para decir algo, para asentir a todo y bajar la tensión, pero no pude. Se me paró el corazón.

Lo miré casi sin entender, parpadeando repetidas veces en un intento de comprobar que era real. ¿Realmente... había...? Tragué saliva y sentí los ojos arder. Todavía recordaba el desazón que invadió mi cuerpo al creer que jamás podría decirle lo que sentía cuando se marchó. La rabia al culparlo de todo. La desesperación al rezar día tras día volver a oírlo reír, sin obtener resultado aparente. Que Micael dijera eso era... mucho, mucho más importante de lo que podría imaginarse. Esbocé una sonrisa fugar, que no duró demasiado por un leve temblor que me dominó unos segundos. Cerré los ojos, respiré hondo, y apoyé mi frente contra la suya, sin soltar el abrazo ni un poco.-Te quiero... te quiero desde que tenía dieciséis años, Micael. Eres lo más especial que jamás podré tener.-le confesé, al fin, después de diecisiete años. Sentí que me quitaban un peso de encima. Una gran roca que rodaba colina abajo, y que sabía que llegaría a su destino sin problemas. Sonreí anchamente, tan feliz que no podía creérmelo, y volví a besarlo. Lento, amoroso, llamándolo unos segundos para que, de alguna manera, fuéramos uno una vez más. Clemente, desesperado, necesitado de ese amor que por fin me pertenecía.

Al abrir los ojos acaricié su sonrojada mejilla, mirándolo sin terminar de creer que de verdad hubiera dicho que me amaba. A mí. Una repentina ráfaga de alegría instantánea me dibujó una segura sonrisa en la cara, acompañándola de unos ojos joviales y cariñosos que lo abrazaban con la mirada.-Dios, te quiero tanto...-susurré abrazándolo de nuevo, incapaz de soltarlo.
avatar
Lior Karael Bentton


Sexo : Masculino
Raza : Ilusionista
Mensajes : 46
Galmos : 14578
Reputación : 1
Localización : Predicando la palabra del Señor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Micael Eckart Köhler el Jue Ene 07, 2016 2:48 am

por primera vez Micael sintió fragilidad en Lior, un tipo de miedo que era tangible como su cuerpo. No sabía si estaba preparado para ayudar al castaño, pero  sus palabras seguían resbalándose entre sus labios con la seguridad de que lo que decía era exactamente lo que sentía y no podía seguir dándole rodeos al asunto.

La expresión de incredulidad en el rostro ajeno le avergonzó aún más, incitándolo a desviar la mirada. Era cierto, nunca se lo había dicho, no al menos con palabras, no era de extrañar que Lior tuviese esa expresión, pero lo que más le sorprendió a Micael fue la repentina emoción que se desató en el más alto, por inercia se preocupó lo suficiente como para mirarle con el ceño ligeramente arrugado. El aire que inhaló para calmar su trémula sonrisa le enterneció de sobremanera. Era primera vez que el rubio tenía la oportunidad de verlo así, y se sentía un poco dichoso de que hayan sido sus palabras las causantes de tal emoción en el mayor.
Dejó su frente reposar contra la ajena, escuchó con los ojos cerrados y atentamente cada letra que pronunciaba Lior, al final, esbozó una sonrisa. No se le ocurría qué responder a ello, pero consideró que corresponder el beso sería una magnífica respuesta de momento. Se dejó abrazar importándole mucho menos lo que le había avergonzado minutos atrás.

Se acomodó en el abrazo y cerró los ojos por unos segundos. —Yo también. No te atrevas a volver a dudarlo.— Amenazó sin crueldad y dándole un suave golpe en el brazo, algo tenía Micael que no podía decir tantas cosas como las decía Lior, pero esperaba que bastase con dejárselo claro al menos.

De un momento a otro su estómago gruñó. Al parecer había guardado silencio el tiempo necesario, pero ahora que todo estaba prácticamente bien y yendo por buen rumbo, se ponía a reclamar lo que merecía. Micael suspiró tocando su abdomen y se acercó para morder con ternura la mejilla del mayor, como si de verdad pudiese comérselo.
—Tengo hambre...— recalcó lo obvio una vez le soltó la mejilla. Si algo se sabía de memoria era que Micael pasaba el día con hambre, y la noche.  

avatar
Micael Eckart Köhler


Sexo : Masculino
Raza : Mago.
Mensajes : 22
Galmos : 15383
Reputación : 1
Localización : En mi oficina, supongo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Lior Karael Bentton el Jue Ene 07, 2016 3:13 am

Me prometí que cada vez que dudara sobre los sentimientos del rubio recordaría aquella mañana. Si después de aquello volvía a cuestionarme su lealtad es que algo estaba realmente mal en mí. Cuando volví a respirar hondo creí que hacía tiempo que no me sentía tan bien, como si fuera una nube. Querer y ser querido era fantástico, pero querer y ser correspondido no tenía precio. Esa mañana aprendí la diferencia.

Sonreí con el gesto de Micael, mordiéndome el labio. Aun haciéndolo con ternura, yo lo encontraba un acto tremendamente arrebatador. Era una lástima que el estómago del mago reclamara algo que comer. No quería ninguna excusa para salir de aquella cómoda cama, y mucho menos despegarme del cuerpo de Micael, que, aun nervioso y vergonzoso, me acogía con todo su cariño. No podíamos ser más cursis y rosas, pero me importaba tan poco que bien podría haber seguido así por lo que me quedaba de vida. A veces ser ñoño sentaba rematadamente bien.-Hum... pues tendremos que levantarnos...-murmuré risueño, acariciando su mejilla con la nariz.

Costó, no diré que no. Levantarse y vencer a la pereza fue una ardua tarea que llevé a cabo a desgana, aunque las pilas se me recargaron al poder observar, no muy sutilmente, cómo se vestía Micael. Podía tener la vergüenza que quisiera, pero su cuerpo era exquisito. Y que Dios me perdona por tener esos pensamientos, pero no lamentaría que tuviera que pasearse por la casa ligero de ropa. De hecho se me ocurrían un par de rincones de la casa donde... Negué con la cabeza. No. Si comenzaba por ahí no acabaría nunca y antes de llegar a pisar la cocina habríamos hecho el amor tres veces por el camino. Por alguna razón no conseguí que la idea me resultara desagradable.

Me puse un pijama viejo y limpio que tenía en la cómoda y, con un suspiro, me dirigí a la cocina tras robarle otro beso al joven mago. Dulces como un caramelo...-¿Qué te apetece comer?
avatar
Lior Karael Bentton


Sexo : Masculino
Raza : Ilusionista
Mensajes : 46
Galmos : 14578
Reputación : 1
Localización : Predicando la palabra del Señor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Micael Eckart Köhler el Vie Ene 08, 2016 6:08 pm

Micael pudo relajarse en cuanto dedujo que el castaño también lo había hecho. El semblante de Lior había cambiado por completo y eso le aliviaba más que un montón. No era como si Micael siempre hubiese sido muy expresivo con los demás, asique de verdad le costaba demasiado expresar sus sentimientos de una manera que no le avergonzara, pero si era necesario, repetiría aquellas palabras en cuanto fueran necesarias para tranquilizar al mayor, porque él le había calmado muchas veces en el pasado e incluso ahora. De alguna manera quería sentía que era lo que quería hacer.

No bastaron más palabras de las que se había dicho, en cuanto obtuvo el consentimiento de Lior, sonrió y se despegó con tranquilidad, tampoco estaba dispuesto a parecer un muerto de hambre desesperado por comer algo. Sería raro.

Así, lentamente, fue hacia el extremo contrario de la cama y tomó asiento en la orilla para verificar qué podría ponerse. En estricta regla, el pijama que le había prestado Lior seguía limpio y no tendría nada de raro volver a ponérselo por mientras, después de todo, luego estaba dispuesto a tomar una ducha. Se levantó y sintió una molestia lumbar, muy parecido a cuando se cargan cosas realmente pesadas; soltó un suspiro para despejar su cabeza y comenzó a vestirse. Estaba tan metido en su cabeza que en su vida imaginaría que era objetivo de las miradas del castaño. Concluyó de vestirse, no podía acostumbrarse a la parte de superior de la pijama, se notaba mucho que su delgadez no llenaba una prenda para alguien más grande.

—Eh, ¿tienes té? Y algo como… ¿pan? En realidad puedo comer cualquier cosa.— Agregó mientras seguía al más alto de cerca, era verdad, mientras llenara su estómago estaba bien, no era muy exquisito con la comida después de todo. —Sino, entonces lo que quieras comer tú está bien.— Le sonrió nuevamente.


avatar
Micael Eckart Köhler


Sexo : Masculino
Raza : Mago.
Mensajes : 22
Galmos : 15383
Reputación : 1
Localización : En mi oficina, supongo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Lior Karael Bentton el Vie Ene 08, 2016 6:31 pm

Decidí que se veía sumamente adorable con prendas varias tallas más grande que él. Sabía que yo era algo más grande que él, ya fuera por la constitución o porque yo hacía algo más ejercicio al cuidar del huerto y pasear mucho, pero hasta ese momento no pensé que la diferencia sería tan obvia. Es decir, él ya era un hombre, ergo tenía el tamaño de uno... Era extraño, pero al mismo tiempo despertaba mi lado protector y cariñoso. Esta vez quise abrazarlo con fuerza, hundir mi cara en su cabello... Y eso hice. Me giré y sonreí, observándolo con todo el cariño del mundo. Lo envolví con mis brazos, rodeándolo por completo para pegarlo a mí, como un oso protector. Ensanché la sonrisa, cerrando los ojos, y respiré su aroma unos segundos. Tomé una honda bocanada y me separé al cabo de poco, pero sintiéndome en una nube. Me gustaba creer que pasara lo que pasara podría ayudarlo y protegerlo de todo. Esta vez sí, estar en las buenas y en las malas. Lo cogí de la mano y se la besé con suavidad, antes de volver a girarme e ir perezoso a la cocina.

-Tengo de todo, realmente. Puedo hacerte un té y una tortilla de verduras.-propuso mirando en la nevera, comprobando lo que había sacado del huerto. Por suerte hacía poco que recogió una nueva ración de verduras y frutas frescas, de modo que la nevera estaba llena de comida.-También tengo leche, chocolate, fruta... y seguro que algo más en los armarios.-añadí cerrando la nevera.-A mí me apetece algo dulce, pero puedo hacerte lo que quieras.-sonrió poniendo los brazos en jarras, de muy buen humor. Era sábado, el tiempo era perfecto y estaba a punto de compartir un delicioso desayuno con la persona que más quería sobre la faz de la tierra después de haber compartido una noche íntima y excitante. ¿Podía haber algo mejor?
avatar
Lior Karael Bentton


Sexo : Masculino
Raza : Ilusionista
Mensajes : 46
Galmos : 14578
Reputación : 1
Localización : Predicando la palabra del Señor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Micael Eckart Köhler el Sáb Ene 09, 2016 4:11 pm

Las repentinas muestras de afecto de Lior no dejaban de sorprenderlo, en gran parte le enternecía que fuese así siempre y que tal vez se estaba malacostumbrando a recibir los mimos del más alto. Micael sabía que el día que aquello cambiara habría algo sumamente extraño. Pero mejor ni pensar en eso, siempre que alcanzara a reaccionar, el rubio correspondería cada gesto del castaño con una sonrisa sobre sus labios que demostrara lo suficiente la importancia que le daba a cada momento junto a él. Su rostro, que por fin había vuelto a su color natural, ahora se veía nuevamente enrojecido por el beso en su mano; frunció los labios y desviando la mirada siguió al castaño sin soltar su mano porque se le apetecía quedarse así un rato más.

Una vez llegados a la cocina asomó su cabeza para ver el contenido del refrigerador, totalmente sorprendido de verlo tan lleno. Escuchaba cada palabra del mayor y sobó su nuca como modo de decidirse mejor.
—Se me apetece una tortilla de verduras...— hecha por Lior, eso le abría mucho más el apetito, el solo imaginar verlo cocinar sería una memoria que querría atesorar porque, por supuesto, él sabía muy poco sobre cocina. —Ah, pero no debes limitarte por mí, si quieres algo dulce entonces adelante.— hizo un ademán con la mano para quitarle importancia al asunto, de cualquier forma, el sólo hecho de pasar la mañana juntos le hacía feliz.
—Mh, pero no sé cocinar. Aunque te puedo ayudar en lo más básico si quieres.—Se ofreció con una sonrisa amable, por supuesto que no quería suponer una molestia, asique si pudiera aunque sea hervir agua, lo iba a hacer para que resultara en una preocupación menos para Lior. Micael intentaba ponerse en el lugar del castaño, pues cada vez que el rubio se internaba en una cocinaba estaba a punto de volverse loco al no verse capaz de hacer muchas cosas a la vez y al final se rendía por comer cosas simples o simplemente comer en restaurantes.

avatar
Micael Eckart Köhler


Sexo : Masculino
Raza : Mago.
Mensajes : 22
Galmos : 15383
Reputación : 1
Localización : En mi oficina, supongo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Lior Karael Bentton el Dom Ene 10, 2016 5:13 pm

-Tortilla de verduras marchando.-sonreí antes de robarle un último beso para cocinar con más ganas. Saqué la sartén y la dejé sobre el mármol, volviendo a abrir la nevera para sacar varias frutas y verduras. Me apetecía algo dulce pero sin pasarse, así que iba a preparar unas tortitas con plátano, fresa, y un poco de chocolate. Era fácil y rápido de hacer, así que tampoco tardaría demasiado. Así tendríamos más tiempo para luego ir a dar una vuelta o, simplemente, pasar la mañana en casa haciendo el perezoso. Hacía mucho que no pasaba el rato así, dejando que las horas pasaran. Y, la verdad, se me antojaba de lo más apetecible saltarme la rutina por una vez.

-Si quieres ayudarme podrías ir cortando las verduras que te apetezcan. Hay zanahorias, tomates, berenjenas... creo que hasta pepinos.-reí ante la incertidumbre. No todas las hortalizas se recogían al mismo tiempo, así que a veces perdía la cuenta de cuándo había recogido unas y otras. Además a veces las dejaba cultivándose un poco más de tiempo para que maduraran más... Ganaban mucho sabor, aunque era complicado calcular cuándo estaban perfectamente listas. Saqué un cuchillo no demasiado afilado de uno de los cajones y lo dejé encima del mármol, mirando a Micael con una sonrisa.-También puedes batir los huevos, si quieres. Te puedo enseñar una técnica para que la tortilla quede muy esponjosa, aunque el sabor no cambia demasiado. Pero queda más apetecible a la vista.-reí entre dientes, mirándolo con ojos divertidos. No sabía hasta qué punto llegaba su falta de conocimiento culinario, pero a mí me encantaba enseñar y tenía mucha paciencia, de modo que no lo encontraba ningún problema. No podía imaginarme nada que hiciera que Micael me pusiera nervioso en estas cosas. Además, tener accidentes en la cocina podía llegar a ser divertido. Recuerdo una vez en la que terminé bañado en harina y huevo... Y nos reímos tanto que a punto estuvimos de ahogarnos con el polvo.
avatar
Lior Karael Bentton


Sexo : Masculino
Raza : Ilusionista
Mensajes : 46
Galmos : 14578
Reputación : 1
Localización : Predicando la palabra del Señor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Micael Eckart Köhler el Mar Ene 19, 2016 10:28 pm

Sonrió de medio lado tras el beso y se cruzó de brazos. Si no fuera por las palabras de Lior, el rubio no tendría ni la más mínima idea de qué pasaba por la cabeza del más alto. Enserio, a veces pensaba que lo entendía mejor que nadie, pero había otras ocasiones donde lo tomaba tan desprevenido que ni siquiera podía imaginar fugazmente las razones tras sus actos. Soltó un suspiro que huyó entre su sonrisa, totalmente conforme de haberlo escogido a él, después de todo. Ahora que Lior se había puesto en marcha, Micael prestó detenida atención, fascinado de ver una nueva faceta del profesor.

Ok.Canturreó en inglés mientras abría el refrigerador de nuevo. Tenía modales, pero estos solían pasar a segundo plano cuando había comida de por medio. De allí extrajo zanahorias y calabacín, que lo encontró luego de mirar por un rato; sólo eso le bastaba, pues le gustaban las cosas simples y deliciosas. Cerró la nevera y se paró a un lado del castaño. —Con esto bastará.— Sonrió extensamente.
Miró el cuchillo con algo de incomodidad, no es que le diera miedo cortarse un dedo, es que, efectivamente, se cortaría uno sin siquiera haber cortado primero una verdura. Frunció sus labios y luego miró un bol. —Creo que esta vez batiré los huevos… basta con que no los desparrame por todos lados ¿no?— Pronunció con una seriedad absurda, como si se tratase de una abismal ciencia eso de cocinar. Bueno, él como un novato en todo a lo que técnicas culinarias conllevaba, no podía subestimar la dificultad de batir huevos tampoco. —¿Hay una técnica para ello?— Cuestionó con total sorpresa. —Eso es genial, no, tú eres genial. Enséñame por favor.— Podría jurarse que sus orbes ganaron cierto brillo de la pura emoción al imaginarse aprendiendo algo tan inalcanzable para él como lo era la cocina.

Si lo recordaba bien siempre había sido así. Ahora ya no era tanto, pero cuando era más joven, Micael era una torpeza andante que solía estropear todo de forma tan increíble que llegaba a ser gracioso; mientras que Lior siempre le tenía que acompañar a todos lados para que no se matara por ahí de lo despistado que era. Claro que después más que precaución se hizo costumbre el estar siempre pegado a Lior. Qué tiempos.

avatar
Micael Eckart Köhler


Sexo : Masculino
Raza : Mago.
Mensajes : 22
Galmos : 15383
Reputación : 1
Localización : En mi oficina, supongo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Lior Karael Bentton el Jue Ene 21, 2016 4:25 pm

Solté una alegre risotada al oírlo. ¿Podía haber criatura más adorable que aquel chiquillo risueño que se paseaba por mi cocina? Había conocido niños que te robaban el alma con solo mirarlos, con ojos brillantes y mejillas sonrojadas. Incluso mujeres dulces y hermosas que con solo sonreír ya parecía que el mundo pudiera aguantarse solo por unas horas, mientras ellas te arropaban y te deseaban buenas noches. Sin embargo nadie era capaz de superar la ternura que desprendía Micael de forma natural. Cada vez que me miraba, cada vez que hacía algo con aquella ilusión de infante el corazón se me iba a Dios sabe dónde y yo lo observaba con cara de tonto enamorado sin poder evitarlo. Alabados fueran los ángeles, que misericordiosos me habían dado una segunda oportunidad.

-Esencialmente, sí.-reí encantado para darle un beso en la cabeza. Sabía que mis atenciones podían llegar a resultar pesadas y molestas, pero yo jamás me cansaría de dar muestras de amor. Y menos si el receptor era Micael. ¿Cómo hacerlo si siempre terminaba dedicándome un largo vistazo con esos orbes que me engatusaban una y otra vez? Sonreí con ganas antes de sacar los ingredientes para las tortitas. Si había algo que me caracterizaba era mi manía por tener la despensa siempre llena. Me gustaba comer bien, y odiaba la idea de abrir la nevera y no tener nada apetecible para cocinar. De hecho, uno de mis nuevos objetivos era acostumbrar a Micael a prepararse sus propios platos para no tener que depender nunca más de la comida precocinada. ¡Uno no podía terminar bien si solo se alimentaba de eso! Aunque fuera más tedioso y cansado, cultivar tus propios ingredientes era mucho mejor. Tenía más sabor y era mucho más sano.-Primero bates la clara, y cuando ya tiene espuma, añades la yema y vuelves a batir.-expliqué vertiendo todo lo que necesitaba en un bol para comenzar a remover igualmente. Tenía el brazo fuerte, así que pude hacerlo a un ritmo rápido y mañoso, lo cual fue muy bien para comprobar que Micael no sufría ningún accidente. Si no había mejorado nada desde los dieciséis años, realmente necesitaba que lo ayudara mucho. Lo último que recordaba era la cocina prácticamente en llamas porque quiso hacerse un trozo de carne.

Me lo quedé mirando, con esa expresión ilusionada y llena de emoción, y no pude evitar besarlo de nuevo. Un beso largo, profundo, lento y calmo. No tenía prisa por separarme de él, y me sentía tan dichoso que apenas podía soportar los golpes de mi corazón.


FDR:
A mí me gustó mucho <333333 Además, a mí siempre me quedan cursiladas extremas, así que estamos en paz (?)
avatar
Lior Karael Bentton


Sexo : Masculino
Raza : Ilusionista
Mensajes : 46
Galmos : 14578
Reputación : 1
Localización : Predicando la palabra del Señor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Micael Eckart Köhler el Miér Ene 27, 2016 7:15 pm

Formó una sutil sonrisa sobre sus labios al sentir tan dulce beso en su cabeza, sobre sus cabellos. Nunca se imaginó en la vida que cocinaría junto a su pareja el desayuno, era como la idealización que tendría una chica enamorada, pero esta vez Micael admitiría mudamente que no era tan malo ni cursi como suponía que resultaría. Era mucho más agradable, mucho, mucho más que comer solo.

Si ponía un poco de atención, podría aprender cómo hacer tortillas y quizás volver a hacerlas algún día para Lior… Oh, Dios. ¿Qué estaba pensando? no era momento para eso, no ahora que tenía que prestar atención en no dejar todo embarrado con huevo batido. Correspondió el beso, ya más acostumbrado a los repentinos arranques del mayor por muestras de cariño, no iba a decir que le molestaban, porque estaría mintiendo, asique se limitó a corresponderlo con suavidad, separándose con la misma tranquilidad, y regalándole una de sus más dulces sonrisas.

—Asique la clara primero...— era inexperto, pero al menos sabía diferenciar la clara de una yema. Tomó el primer huevo y lo golpeó con el borde del mesón para trizar la cáscara, sin embargo, efectuó demasiada fuerza y el mismo se reventó en su mano. El primer desastre había ocurrido. —¡Ah, mier-!— Se frenó a sí mismo antes de terminar el insulto, cuando estaba en la universidad se le habían pegado exclamaciones de ese tipo que, por supuesto, eran indebidas y nunca había escuchado en la parroquia. Rápidamente, con ambas manos intentó evitar que el huevo se derramara inútilmente al suelo, aunque ya había caído un poco.  De verdad no podía cambiar que fuese tan torpe en la cocina, no parecía él mismo. Con cuidado de no ensuciar más, tiró las cáscaras a la basura y se lavó las manos, con un paño limpió la zona con la cabeza gacha, de vez en vez soltaba suspiros que cubrían en cierta manera su vergüenza. En cambio Lior había parecido todo un profesional momentos antes con su gran habilidad. —Lo siento, a este paso ni siquiera podré separar la clara  de la yema sin antes haber estropeado todos los huevos.— Murmuró peinando parte de su flequillo hacia atrás con su antebrazo diestro, dejando su cara completamente al descubierto. No estaba cansado, mucho menos había sudado, pero estaba bastante impresionado de su propia capacidad para estropear todo. —Creo que mi presencia sigue siendo una amenaza para la cocina.— Dijo, sin querer, lo primero que se le había pasado por la cabeza. Si lo pensaba bien, siempre había sido así recordara como lo recordara.



avatar
Micael Eckart Köhler


Sexo : Masculino
Raza : Mago.
Mensajes : 22
Galmos : 15383
Reputación : 1
Localización : En mi oficina, supongo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Lior Karael Bentton el Vie Ene 29, 2016 3:58 pm

Me tensé al ver el estropicio que había causado un solo huevo. Era sorprendente ver que en diecisiete años no había mejorado un ápice en nada que tuviera que ver con la cocina. ¿Realmente había sobrevivido todo ese tiempo a base de comida precocinada? Cogí un par de trozos de papel de cocina y lo ayudé a limpiar, esbozando media sonrisa al oírlo. Quizá fuera por lo mucho que había echado de menos sus desastres, o por la recién descubierta atracción que sentíamos el uno por el otro, pero me hizo muchísima gracia. Lo sabía prácticamente todo de mí, incluso después de haber estado tanto tiempo separados, y aun así actuaba como si un solo huevo pudiera enfadarme. Era una criatura tierna y angelical, no había duda. Y que Dios me perdonara por compararlo con los guardianes de nuestro Señor, ¿pero qué otro ser podría igual su imperfecta perfección? Solté una alegre risotada y lo miré divertido.

-Entonces iremos poco a poco. Quizá así solo rompamos la mitad.-reí colocándome detrás de él. Lo rodeé con mis brazos, cariñoso, y tomé sus manos. Aunque "tomar" no era lo más correcto. Prácticamente eran caricias, roces íntimos que nadie más podría recibir. Aunque Micael había crecido mucho en los últimos años cada vez que lo abrazaba la diferencia de tamaño se hacía notable. Yo siempre había sido un chico grande, corpulento, un poco más alto que el resto ya a muy temprana edad. Ahora medía lo que muchos hombres, pero era agradable saber que, pese a todo, seguía pudiendo proteger a Micael. Me gustaba sentir que podría esconderlo bajo mi brazo siempre que lo necesitara.-Primero le damos un golpecito.-explicó cogiendo un huevo, guiando al menor moviéndolo por su cuenta-Si no se rompe a la primera le damos un par más... pero sin que llegue a romperse.-susurró por la cercanía-Y luego hacemos un poco de presión...-sonrió mordiéndole la oreja-y terminamos de abrirlo.-terminó de explicar vertiendo el huevo en el bol. Con sus actos de dudosa voluntad lo distraía más que enseñaba, pero no podía resistirme. O, al menos, me costaba mucho. No volvería a contradecir a aquellos que se pasaban el día en la cama con sus amantes. Siempre que no fuera un simple deseo carnal, claro. Eso sí que no lo apoyaba.

-No tenemos prisa, así que puedes tomarte tu tiempo.-sonreí guiñándole un ojo, volviendo a mis tortitas.


FDR:
Ya sabes que Lior amará hasta la patosidad más horrible si la hace Micael (?)
avatar
Lior Karael Bentton


Sexo : Masculino
Raza : Ilusionista
Mensajes : 46
Galmos : 14578
Reputación : 1
Localización : Predicando la palabra del Señor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Micael Eckart Köhler el Miér Mar 16, 2016 10:12 pm

Luego de botar la cáscara de aquel fallido huevo, se volteó con una sonrisa, casi suprimiendo su risa ante la broma del mayor. Mientras Lior limpiaba aún con unas toallas de papel, Micael se acercó para besar su mejilla, al parecer el castaño no se preocupaba tanto por derrochar la comida como él. Claro, porque Lior tampoco era un glotón, ni siquiera se asemejaba a todo lo que podía llegar a comer el rubio en un solo día.

—Eso sería malo también. Prometo no echar a perder ninguno más. — Guiñó su ojo en complicidad, quizá esperando que el mayor le ayudara a cumplir su propia palabra en cierto grado. Siguió con sus manos las caricias ajenas, luchando por concentrarse en lo que veía, lo que estaba frente a él. Mientras que cerca suyo oía mejor que nunca la voz de Lior, tranquilizadora, envolvente y cálida. Una sonrisa surgió de entre sus labios en cuanto ambos pares de manos lograron lo que él no había podido hacer por su cuenta. Rayos, cuando lo hacía con la ayuda del mayor todo se le hacía fácil, hasta cocinar.
Dio un respingo, el cual suprimió con todas sus fuerzas para no echar las cáscaras dentro del bol, y arruinar todo de nuevo. —Lior…— Gruñó por lo bajo, sin realmente estar molesto. Era obvio que Lior supiera acerca de las consecuencias que tenían sus actos en Micael, provocarlo así de la nada no era nada bueno, sobre todo teniendo a tan torpe rubio rondando entre cuchillos y mezclas extrañas. Por supuesto que no estaba enojado, pero vaya que sí era fácil de desconcentrarse cuando pasaban ese tipo de cosas.
Arrugó el entrecejo, ignorando si realmente su rostro se hallaba con un tenue color carmesí a juzgar por el calor que le subió repentinamente. Miraba a Lior con su, más que acostumbrada, expresión furiosa-no tan furiosa. E hizo una mueca soberbia y altanera antes de volver a intentar abrir el siguiente huevo. Se centró en ello, por Dios que lo hizo suave y con paciencia, tanta que tuvo que dar más de cinco golpes para no desparramar el huevo de nuevo; al abrirlo, evitó satisfactoriamente que las cáscaras cayeran, mas el huevo caía ya revuelto gracias a las previas batidas del rubio. Rio.

—¡Lior, lo abrí! ¡Mira eso! — Señaló el bol con evidente orgullo, habían pasado treintaidós años para que por fin pudiera dar su primer paso en la cocina. Sí, desde que había nacido nunca había logrado nada. Ahora que lo había hecho, compartiría su inocente y momentánea felicidad con Lior, ¿por qué? Bueno, porque lo quería, y porque sí. ¿Qué tenía de malo? —¿Mi premio?— Vaya, al parecer el enfado que tenía duró mucho menos de lo que esperaba, pues se encontraba ahí, con una de sus amplias sonrisas y su rostro ladeado, ofreciendo su mejilla al castaño. No se necesitaban palabras para expresar qué premio elegía, ni qué tan codicioso se había vuelto. Micael estaba convencido de que cada vez que rompiera un huevo bien en su vida, cobraría su “premio al esfuerzo” a través de los labios de Lior.

avatar
Micael Eckart Köhler


Sexo : Masculino
Raza : Mago.
Mensajes : 22
Galmos : 15383
Reputación : 1
Localización : En mi oficina, supongo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Lior Karael Bentton el Jue Mar 17, 2016 11:21 am

Adoraba molestar a Micael. Nunca se enfadaba realmente (aunque tampoco era como si intentara enfurecerlo), pero ponía caras de lo más adorables. Se veía especialmente mono cuando fruncía el ceño, pero si encima se sonrojaba como se sonrojaba... ¡No podía, es que no podía! Me habían rodeado niños toda la vida, y cada uno era más entrañable que el anterior, con sus mofletitos hinchados y esos ojos enormes que se comen el mundo, pero ninguno era comparable a la ternura inherente a Micael. Seguro que un día de esos sacaría las uñas de verdad por no saber dónde estaban los límites... pero hasta entonces disfrutaría como un perro con el plato lleno cada vez que tuviera la ocasión.

Lo observé de reojo mientras yo preparaba la masa de las tortitas, que bien mirado no eran muy complicadas. En breve estuvo todo bien batido y pude comenzar a cocinarlas, sacando una sartén más adecuada. Era pequeña y con los bordes altos, así que seguro que no habrían accidentes. Silbé un poco mientras encendía el fuego, justo cuando Micael logró lo que parecía imposible: romper correctamente un huevo. Lo miré a los ojos y vi en él tanta ilusión e inocencia que por poco no se me deshizo el corazón. Verlo feliz, incluso si era por la tontería más simple del mundo, no tenía precio. Dios, pensé, no importa qué tan mal me vayan las cosas en el futuro. Si él está conmigo, lo aguantaré. Sonreí como un bobo y estampé un sonoro beso en su mejilla como merecido premio. Era una de las tareas más simples y fáciles de la cocina, pero si hasta entonces no lo había logrado, ¿quién era yo para negarle la recompensa? Más si me miraba de aquella manera... ¡Ay, condenados fueran sus ojos saltarines! Estaba convencido de que si me pidiera que conquistara el mundo por él con esa cara, lo haría sin dudarlo.-Muy bien, Micael.-lo felicité alegremente-Ahora solo quedan dos más.-porque una tortilla de un solo huevo no era una tortilla, y no pensaba permitir que ese chico siguiera alimentándose como un polluelo.

Me giré hacia la sartén, ya caliente, y comencé a cocinar las tortitas. La cocina pronto se inundó del dulce olor de los bollos. Me mordí el labio, hambriento. ¿Podría haber algo mejor que aquello? Porque sinceramente, si en ese momento me despertara y descubriera que no era más que un sueño, no me extrañaría nada...
avatar
Lior Karael Bentton


Sexo : Masculino
Raza : Ilusionista
Mensajes : 46
Galmos : 14578
Reputación : 1
Localización : Predicando la palabra del Señor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Micael Eckart Köhler el Dom Abr 17, 2016 9:43 pm

Cerró los ojos en cuanto recibió su premio, y la sonrisa que portaba en su rostro era imborrable, eterna en ese momento, en ese lugar, con esa persona. Ni siquiera se abatió lo suficiente cuando cayó en cuenta que debía abrir más huevos; como sentía ya haber avanzado con sus habilidades culinarias, se preocuparía de abrir los dos siguientes de forma correcta y cada vez mejor a la anterior.
Mientras su nariz sucumbía al dulce olor de lo que sea que estuviese preparando Lior, movió sus manos tal y como había hecho anteriormente para evitar cualquier error; era difícil cuando su estómago ya le pedía que comiese algo, lo que sea, pero de verdad quería ayudar en la cocina, asique…

Así rompió satisfactoriamente el segundo huevo, aunque se ensució un poco más los dedos. Se sintió algo incómodo, más que asqueado, pero antes de lavarse decidió terminar con el último. Y así lo hizo. Apenas botó los cascarones rotos y viscosos, notó la maestría del mayor con la sartén y el fuego, la cual era tan grande que le ponía un poco los pelos de punta al rubio. Micael ya veía venir alguna quemadura, y por todos los cielos esperaba que eso nunca pasara. Si no se equivocaba, había que batir, asique tomó una de esas “cosas para batir con muchos fierritos engolabados”, como los llamaba Micael, y con las manos ya limpias de la clara de huevo se decidió a seguir con su labor. Pero ni siquiera le dio una vuelta al interior del bol, cuando ya estaba perdido nuevamente con los movimientos de Lior, al principio atento a que no sufriese ninguna quemadura, luego, más embelesado con el olor y la apariencia de lo que éste cocinaba. Tragó saliva.

—Oye… ¿se va a demorar mucho tener todo listo?. — No era como si se estuviese quejando, pero vaya que tenía hambre y saber lo bien que cocinaba Lior no ayudaba para nada. Más como un niño se fue a abrazar de la cintura del mayor, cargándose en uno de sus hombros. —Lior, cásate conmigo y cocíname todos los días…— Sabía que era imposible, por eso lo decía con tono perezoso, quejica y bromista. Cuando era pequeño y vivía con sus padres, no sabía siquiera de la existencia de una familia feliz, pero a medida que iba creciendo se enteró de ese tópico de papá trabajador, mamá ama de casa e hijos estudiosos y alegres. Ah, no iba a negar que le hubiese gustado casarse con una mujer que cocine bien… Pero todo eso era antes de conocer a Lior, porque Lior no se quedaba nada atrás: él también cocinaba. Sí, ahora prefería a Lior totalmente.

Seguía colgado del mayor, como un niño había prácticamente abandonado su labor con la batidora y el huevo un par de pasos más allá. —Ah, se me olvidaba. Abrí los otros dos huevos. — Reclamó indirectamente su premio.
avatar
Micael Eckart Köhler


Sexo : Masculino
Raza : Mago.
Mensajes : 22
Galmos : 15383
Reputación : 1
Localización : En mi oficina, supongo.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Lior Karael Bentton el Mar Abr 19, 2016 5:19 pm

Adoraba cocinar. Desde que tenía memoria me había gustado hacer feliz a la gente, y llenarles el estómago con deliciosos platos, recién hechos y ejecutados casi a la perfección, era una manera tan buena como cualquier otra. Descubrir nuevos ingredientes y recetas, y maneras de mejorarlas y combinarlas con especias de las que ni siquiera sabía el nombre. Oler el exquisito aroma de la carne bien preparada y saborear todo lentamente, degustando como si fuera la última cena. Sin necesidad de abusar de ello, cocinar y comer bien eran dos de las cosas que más me gustaban hacer, después de cumplir con mis deberes y, más recientemente, estar con Micael. Especialmente estar con Micael. Y, ahora, ¿cocinar con ese ángel al lado? Parecía más un sueño que la realidad. O una de mis ilusiones, a las que tanto me había acostumbrado cuando me sentía solo. A veces, de noche, cuando sentía el cuerpo agotado y la mente demasiado exhausta, hacía aparecer la imagen de Mica delante de mí. Inocente, pequeño, tal y como lo recordaba. Ahora que volvía a estar a mi lado, no lo necesitaría más.

Con un movimiento rápido de sartén la tortita salió volando, giró en el aire y aterrizó de nuevo en la sartén. Sonreí automáticamente. Solía estar de buen humor, pero hacía mucho que no cocinaba de tan buen humor. Miré al rubio por el rabillo del ojo romper los huevos con infinito cuidado y reí entre dientes, encantado por lo adorable que era. Me alegraba saber que no había cambiado tanto. En diecisiete años podrían haber cambiado tantas cosas... Incluso podríamos habernos llevado mal, fuera por la razón que fuese. Que nos quisiéramos de aquella manera incluso después de tantos años, para mí era la prueba definitiva de que Dios existía.-No mucho, en cuanto termine con las tortitas unos cinco o diez minutos para hacer la tortilla.-expliqué tranquilo, agradeciendo en silencio el abrazo recibido.

La proposición me pilló desprevenido. Antes de captar que era una broma, realmente me planteé casarme con Micael. Técnicamente, podíamos, y no me veía capaz de encontrar una sola razón para no hacerlo. Hacía poco que nos habían reencontrado, cierto, pero... Si después de tanto tiempo lo nuestro había funcionado, sería por algo... ¿no? Respiré hondo y lo miré por el rabillo del ojo con una sonrisa sosegada, acariciando los nudillos de una de las manos de su ángel-No necesito estar casado contigo para cocinarte cada día.-reí suavemente siguiendo la broma. Apagué el fuego y me giré quedando cara a cara frente a aquella hermosa criatura de dulces manos e inocente rostro. Me incliné sobre sus labios, completamente entregado a su mirada carmesí, y lo besé con todo el cariño que fui capaz de darle. Sin prisa, pausado y casto, fue un beso que valió por dos, o incluso tres.

Aunque eso no evitó que volviera a atacar su boca en cuanto hubimos cogido aire para darle su segundo premio. Así cualquiera se concentraba...
avatar
Lior Karael Bentton


Sexo : Masculino
Raza : Ilusionista
Mensajes : 46
Galmos : 14578
Reputación : 1
Localización : Predicando la palabra del Señor

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: La mañana más dulce de todas [Privado]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.